25 junio, 2015
,

Un largo camino al cielo

Hay ídolos religiosos que se vuelven estampitas, ídolos deportivos que se vuelven comentaristas, ídolos musicales que se vuelven pósters, ídolos políticos que se vuelven bustos e ídolos comerciales que se vuelven ricos. Pero los ídolos populares, los ídolos populares se vuelven barrios, burlando a los calendarios y funcionarios que los quisieron erradicar… A Rodrigo Bueno, como a Carlos Gardel, lo van a tener que urbanizar.

Relacionadas

11 noviembre, 2018

RetraSAME