26 agosto, 2019
, Chile

Qué pena tener que instaurar un Día de la Víctimas de Violencia Policial

 

 

 

 

Este 25 de agosto se cumplieron 8 años del asesinato de Manuel Gutiérrez Reinoso, de 16 años, a manos de un Carabinero. Su familia y amigos, con el apoyo de la Agrupación de víctimas de violencia policial de Chile, sigue reclamando justicia, ya que el responsable estuvo sólo 2 meses detenido, lo condenaron a sólo 400 días de cárcel -excarcelable- y anda por ahí.

 

La lucha que vienen sosteniendo en estos años ha dado un fruto significativo, la tipificación del delito de torturas y tratos crueles que antes de 2016 no existía en el Código Penal chileno. Hasta no hace mucho tiempo, en cualquier suceso que interviniera un integrante de alguna fuerza de seguridad, intervenía la Justicia Militar, aunque el afectado fuera un civil; en un país que aún se rige por la Constitución sancionada a finales de la Dictadura comandada por Augusto Pinochet, llevar a la Justicia Civil los casos de crímenes perpetrados por Carabineros u otras fuerzas especiales, es un paso adelante.

 

2011 fue un año intenso. Movilizaciones de la comunidad educativa en reclamo de fortalecimiento del rol del Estado en la educación. Corría el segundo años del primer período de gobierno el actual presidente de Chile, Sebastián Piñera. Agosto fue un mes de marchas, barricadas, cacerolazos; en apoyo al movimiento estudiantil y con demandas propias, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) llamó a un paro para los días 24 y 25 de agosto a nivel nacional.

 

Manuel Gutiérrez Reinoso, de 16 años, estudiante de segundo media, salió de su casa en villa Jaime Eyzaguirre (comuna de Macul), en la noche del 25, con su hermano Gerson que -desde su nacimiento- necesitó moverse en silla de ruedas. Sólo querían ver qué pasaba en el barrio con los cacerolazos y las movilizaciones.

 

El teniente Miguel Millacura Carcamo disparó su UZI sin ninguna necesidad, y una bala dió en el pecho de Manuel; al poco rato falleció. El carabinero limpió su arma, recargó municiones y procuró ocultar el hecho. Las investigaciones posteriores hicieron que lo desafectaran de la fuerza a él y a otros cómplices; pero la sentencia del Tribunal Militar fue mínima y, al darle 400 días de prisión, resultó exarcelable y hasta borraron sus antecedentes.

 

“A partir de lo que sucedió con Manuel, creamos el Comité para la Justicia para Manuel Gutiérrez Reinoso; poco tiempo después, comenzamos a conocer la existencia de otros casos, y entre 2015 y 2016 se fundó la Agrupacíón de Víctimas de Violencia Policial de Chile. Los Carabineros siempre hacen uso de violencia desmedida, especialmente frente a los sectores populares; pero este caso algo movilizó, porque fue una compañera del asesino quien lo denunció. En aquel tiempo todavía intervenía la Fiscalía Militar en un caso como el de mi hermano, algo insólito a nivel mundial. El Mane era muy querido y mucha gente salió a apoyar nuestras denuncias, eso nos dió fuerzas para luchar”, nos cuenta Jaqueline Gutiérrez, la hermana mayor y Vocera de la Agrupación.
“Hoy volvemos a plantear al 25 de agosto como el Día de la Víctimas de Violencia Policial porque no queremos más víctimas, no queremos seguir muriendo, no queremos que sigan matando a nuestro pueblo. Hoy se cumplen 8 del asesinato de mi hermano, Manuelito Gutiérrez Reinoso. El reclamo de memoria y justicia nos llevó a encontrarnos en la lucha con otras familias, con las que constituimos la Agrupación de víctimas de violencia policial de Chile; habíamos pasado por el mismo dolor y andábamos en la misma búsqueda. Algunos se desanimaban y desistían, pero aquí encontramos la fuerza necesaria para seguir adelante, para vencer al desánimo y la desmoralización, para despojarnos de los temores que la Dictadura marcó tan a fuego en nuestro pueblo, para superar el cerco mediático que nos invisibiliza. Hay muchos casos que siguen impunes; pero, sobre todo, hay muchos niños y niñas, muchos jóvenes, a los que debemos proteger, poniéndole un freno a la saña y la impunidad con que los amenazan las fuerzas de seguridad”, agrega Jaqueline.

 

Otros casos

 

Gonzalo Muñoz del Campo fue asesinado a golpes el 8 de julio de 2017, por tres personas, dos de las cuales eran exCarabineros y el otro un Guardia de Seguridad.

 

Brandon Isaac Hernández Huentecol, jóven mapuche, recibió más de 180 perdigones de plomo en 2016. La mitad aún están en su cuerpo y le generan múltiples problemas de salud. El carabinero que le disparó a quemarropa recibió una condena tan suave que no irá a prisión.

 

Luciano Villanueva, fue asesinado por efectivos de Carabineros en su casa, por la espalda, en 2015, en la ciudad de Parral. Juan Marcelo Morales Cortés, único imputado, fue condenado a cinco años de presidio menor en su grado máximo, con el beneficio de la libertad vigilada especial,

 

Según documentos oficiales que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha presentado ante el Poder Judicial, al menos 133 niños o adolescentes mapuche han sido vulnerados de múltiples formas por parte de Carabineros de Chile y la policía civil entre 2011 y 2017. Cifras que solo incluyen los hechos denunciados, pues según el propio INDH hay un número indeterminado de casos que nunca conocen la luz pública y se pierden en los campos y bosques del sur de Chile. (Fuente: El Desconcierto) En los últimos años, la violencia ha recrudecido; uno de los casos más resonantes, en noviembre de 2018, fue el asesinato de Camilo Catrillanca, en Ercilla.

 

Durante las últimas semanas, en Santiago de Chile especialmente, pero también en otras ciudades del país, han sido extremadamente violentas las intervenciones policiales contra estudiantes, llegando incluso a ingresar con gases lacrimógenos al Instituto Nacional (escuela media).

 

Que el 25 de agosto sea el Día de la Víctimas de Violencia Policial. Y que no haya ni una más.

 

 

 

 

 

Etiquetas

Relacionadas

Chile
2 noviembre, 2019

«Nos sentimos vulnerados»

Población Aurora
4 mayo, 2018

Aurora Barrial