29 abril, 2020
,

Cada vez que llega abril

 

* Por Laura Alegre, comunicadora de la asamblea Poderosa de Barrio Chalet, Santa Fe.

 

Cada vez que llega abril vuelvo a tener 12 años de edad
y veo el agua asomarse por las esquinas de mi hogar.
Son las diez de la mañana
y una voz en la radio dice que no va a pasar nada.

 

Cada vez que llega abril vuelvo a subirme al techo
y a armar la carpa junto a mi familia
mojada, con frío
mientras vemos subir el agua
guiándonos por la soga donde colgamos la ropa
y mi mamá me dice que me duerma un ratito
que dentro de un par de horas va a bajar.

 

Cada vez que llega abril vuelvo a escuchar los gritos
de las niñas y los niños en la noche.
Vuelvo a ver las canoas de los vecinos
que vienen a sacarnos de los techos.

 

Cada vez que llega abril vuelvo a sentir el olor
a tierra mojada y a humedad.
Cada vez que llueve vuelvo a sentir ese mismo olor
y me duele más la impunidad.

 

Pero cada vez que llega abril
la lucha nos mantiene en pie
gritando que Álvarez nos mintió
que Reutemann nos inundó
y que la justicia nos ignoró.

 

Y cada vez que llegue abril
como los vecinos que nos vinieron a ayudar
vendrán las canoas de la memoria
para rescatarnos del olvido y de la impunidad.

Relacionadas

Silvia Martínez Cassina
2 agosto, 2020

“Me quieren afuera“

Educación pública
2 agosto, 2020

La revolución del guardapolvo