20 junio, 2020
,

Las villas: dos gotas de agua

Tenemos el acuífero guaraní, uno de los reservorios de agua más grandes del mundo; tenemos cuencas que desembocan en el Océano Pacífico y en el Atlántico; tenemos a AySA, la prestataria más importante de Latinoamérica; somos Estado miembro de la Organización Hidrográfica Internacional e incluso contamos con un Servicio de Hidrografía Naval; tenemos una Constitución Nacional que nos ampara, con instrumentos legales como la Ley 12257 para conservar y administrar el agua; tenemos al menos 23 humedales con reconocimiento internacional; tenemos decenas de lagos naturales distribuidos en nuestros suelos y 100 que son artificiales; tenemos más de una docena de ríos de grandes corrientes de norte a sur, pero no tenemos garantizada el agua potable en las canillas.
 
Eso sí: desde siempre padecemos la emergencia hídrica en las villas.
 

Distanciamiento estatal.

 

Distanciamiento estatal.Ese chorrito de angustia.

 

En los pasillos de la villa se comenta que es otro día sin agua.

 

El reflejo de nuestra necesidad.

 

Un camino de mierda.

 

Un camino de mierda.

 

Distanciamiento estatal.

Etiquetas

Relacionadas

Silvia Martínez Cassina
2 agosto, 2020

“Me quieren afuera“

Educación pública
2 agosto, 2020

La revolución del guardapolvo