12 junio, 2015
,

Todos con Abel

La Justicia que hace falta no se construye con cemento, ni con silenciamiento, ni con ladrillos, ni con martillos, ni con camisas, ni con sonrisas, ni con traje, ni con maquillaje. Y mucho menos condicionando al único fiscal que viene denunciando a diario la violencia institucional, para que nadie siga torturando a nombre del Servicio Penitenciario Federal. La Justicia que no garpa como noticia, la justicia de verdad, se construye con gente valiente y con suficiente dignidad, como para no acallar jamás el grito de los otros: si lo tocan a Abel Córdoba, nos tocan a todos nosotros.

Relacionadas

Justicia
6 diciembre, 2022

CHATS: REFLEXIONES URGENTES

DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
3 diciembre, 2022

«ORGULLOSOS DE LA SCALONETA»