2 julio, 2015
,

Cueste lo que cueste, tenemos que jugar

Si habláramos de historia, podríamos hablar de Pinochet y su amor por Inglaterra, pero nosotros preferiríamos hablar de Salvador Allende y su amor por América Latina. Si habláramos de música, podríamos chiflar al monstruo de Viña, pero nosotros preferiríamos aplaudir al monstruo de Víctor Jara. Si habláramos de primeras damas, podríamos lamentar a Cecilia Bolocco, pero nosotros preferiríamos celebrar a Violeta Parra. Si habláramos de patria, podríamos callar que chuparon luchadores en el Estadio Nacional, pero nosotros preferiríamos gritar que ese Cóndor también voló cerquita del Monumental. Y si habláramos de respeto, podríamos lanzarnos por sobre la cordillera los insultos más pesados, pero nosotros preferiríamos callar para escuchar a los mapuches de ambos lados… En fin, podríamos hablar de un montón de cosas, pero como estamos hablando de fútbol, mejor alentemos a Messi, marquemos a Valdivia, disfrutemos la final y dejémonos de romper las pelotas.

Relacionadas

DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
3 diciembre, 2022

«ORGULLOSOS DE LA SCALONETA»

MEGAFLEX
2 diciembre, 2022

¡LOS TRABAJADORES NO NOS VAMOS NADA!