21 agosto, 2015
,

Justicia por Jorge

Cuando asesinan a un militante por la espalda, en una emboscada, en una manifestación o repartiendo boletas de cara a una elección, nosotros no pedimos que nos digan el color de su remera, ni qué afiches estaba pegando, ni a qué candidato votó. Cuando asesinan a un militante, nosotros exigimos que investiguen quién carajo lo mató, para que nadie pueda callarlo, ni borrarlo de los diarios, ni someterlo a ninguna manipulación: a sus correligionarios, un abrazo de corazón.

Relacionadas

LATINOAMÉRICA
20 enero, 2023

FASCISMO NUNCA MÁS

19 enero, 2023

¿Y LA LEY DE TALLES?

Violencia
18 enero, 2023

3 AÑOS SIN FERNANDO