21 agosto, 2015
,

Justicia por Jorge

Cuando asesinan a un militante por la espalda, en una emboscada, en una manifestación o repartiendo boletas de cara a una elección, nosotros no pedimos que nos digan el color de su remera, ni qué afiches estaba pegando, ni a qué candidato votó. Cuando asesinan a un militante, nosotros exigimos que investiguen quién carajo lo mató, para que nadie pueda callarlo, ni borrarlo de los diarios, ni someterlo a ninguna manipulación: a sus correligionarios, un abrazo de corazón.

Relacionadas

Pueblos Originarios
24 septiembre, 2022

ESTUDIAR ES UN ACTO DE REBELDÍA

Cromañón
23 septiembre, 2022

EXPROPIAR CROMAÑÓN, CONSTRUIR MEMORIA

LEY DE HUMEDALES
22 septiembre, 2022

LOS HUMEDALES AL CONGRESO