21 agosto, 2015
,

Justicia por Jorge

Cuando asesinan a un militante por la espalda, en una emboscada, en una manifestación o repartiendo boletas de cara a una elección, nosotros no pedimos que nos digan el color de su remera, ni qué afiches estaba pegando, ni a qué candidato votó. Cuando asesinan a un militante, nosotros exigimos que investiguen quién carajo lo mató, para que nadie pueda callarlo, ni borrarlo de los diarios, ni someterlo a ninguna manipulación: a sus correligionarios, un abrazo de corazón.

Relacionadas

ECUADOR
22 junio, 2022

EL PUEBLO EN LAS CALLES

Día de la Bandera
20 junio, 2022

DONDE EL CIELO SE UNE CON EL MAR