20 octubre, 2015
,

Inundados de rabia

Aunque no escuches ni un solo trueno, ni se vuelva la noticia del momento, la Rodrigo Bueno se hunde cada vez que sopla el viento, porque vive condenada a los mandatos de cualquier sudestada con aires de inundación, sin poder aferrarse ni siquiera a los medios de comunicación, que prefieren llamarlas “desgracias”… ¿La urbanización? Bien, gracias.

Relacionadas

Fernando Baez Sosa
6 febrero, 2023

CARTA DE OTRO NEGRITO A FERNANDO

Poesía de Barro
29 enero, 2023

PIENSO, VEO, SIENTO Y SUFRO