5 diciembre, 2015
,

Pescado podrido

Pescado podridoY ahora, aprovechando el ruido de la licuadora, designaron a cargo de la urbanización de la Villa 31 al empresario Diego Fernández, un gastronómico que hace unos años administraba las heladerías Persicco y hace unas horas manejaba la cadena “Dasha Sushi Bar Restó”. Ojalá no sigan vendiendo humo, ojalá no vuelvan a congelar el presupuesto y ojalá no se terminen morfando esos palitos, que por algún curioso motivo se resisten a soltar… Si Mugica estuviera vivo, los haría atragantar.

Relacionadas

Narcotrafico
23 junio, 2022

Hablemos de narcotráfico

Poesía de Barro
19 junio, 2022

ÁNGEL NEGRO