2 abril, 2016
,

Iluminados por el pueblo

Hoy, la memoria y 649 gargantas de la historia nos piden que peguemos otro grito poderoso, porque no hubo tirano, ni escuadrón que las venza. Y sí, algún día titularemos: “Alborozo ciudadano por la recuperación de Papel Prensa”. Por ahora, mientras los mismos medios que mentían otrora sigan ejerciendo su libertad de empresa, cuando se te venga a la cabeza el gobierno de Inglaterra, el infierno de la guerra, la soledad de los caídos, la crueldad de los distraídos, el dolor de los veteranos o el valor de los Derechos Humanos, recordá los nombres que durante décadas nos estuvieron escondiendo: todos estos hombres viven sobreviviendo.

– Como muchos adolescentes, Bernardo Quetglas fue a la guerra sin preparación. “Disparé una vez y mi fusil se rompió: de cada diez, andaba uno”.

– Entre tantos otros sufrimientos, Juan de la Cruz Martins padeció desnutrición en Malvinas: partió con 62 kilos, y volvió con 29.

– Cada vez que busca trabajo, Manuel Alfaro vuelve a recodar: “Si decís que sos ex combatiente, nadie te quiere tomar… La guerra me arruinó la vida”.

– Elbio Monzón aguantó 10 días en una balsa, a caramelos y agua: “Nunca pensé en el suicidio, pero sobrevivir fue una inmensa batalla”.

– Rodolfo Caminos, director del documental “No somos héroes”, sobrevivió a las dos tragedias, “a los militares argentinos y a la guerra”.

– Tras la guerra, Juan Martin inició un tratamiento psiquiátrico, porque perdió la noción del tiempo: “Quería visitar a mis amigos muertos”.

– Adrián Rocha Novoa, al volver, quiso saber qué decían los medios sobre la guerra. Prendió la tele y la radio. No escuchó nada.

– “Tendría que estar muerto”, dice Miguel Savage, que resucitó en las páginas de “Malvinas, viaje al pasado”, su verdad.

– Adrián Campana no quería ir a Malvinas, porque se iba a recibir de profe. Fue, volvió y se recibió de maestro, en Kung Fu.

– Durante la guerra, Jorge Jiménez tenía un lema: “Vos cuidá mi espalda, y yo la tuya”. A su regreso, la espalda se la dio la sociedad.

– A la hora de organizar los misiles, Miguel Giorgio se encontró con la miseria de la Junta: las instrucciones estaban en inglés, francés y árabe.

– Antes de ir a Malvinas, Jorge Tedesco estudiaba música. Tras ver morir a sus hermanos, ya no pudo mantener los compases.

– Al terminar el servicio militar, Oscar Luna debió viajar a las Islas, sin saber que perdería 18 kilos y 649 sonrisas. Hoy, es psicólogo.

– Héroe y víctima de Malvinas, Martín San Miguel reconoce que tuvo miedo, “porque si alguno no lo tuvo, era un robot”.

– Desde el 2 de abril del 1982, Ricardo Cuevas habla de dos vidas: una anterior a la guerra, y otra que empezó a sufrir al volver.

– Como a todo el país, a Sergio Cambronera lo sorprendió la guerra, porque “fue algo que se hizo en silencio y sin ningún tipo de planificación”.

– Al regresar de Malvinas, José Carrizo no quiso que su hijo lo recibiera a su llegada: “Tenía mil cicatrices y la cabeza destrozada”.

– Roberto Rada reniega del mote de héroe, “porque Héroes son los que murieron. Yo volví. Yo perdí. Y en vez de alegría, traje tristeza”.

– El día del hundimiento del Belgrano, Roberto Grill llegó tarde a su puesto de guardia. Sólo por eso, hoy está vivo.

– Julio Más se refugia en los brazos de su esposa, Patricia, cada vez que se despierta sobresaltado, ahí, todavía ahí, en las Islas Malvinas.

– De los golpes de la guerra, para Marcos Giménez el peor fue volver, “con las ventanas cerradas, como si nos quisieran esconder”.

Relacionadas

Pueblos Originarios
24 septiembre, 2022

ESTUDIAR ES UN ACTO DE REBELDÍA

Cromañón
23 septiembre, 2022

EXPROPIAR CROMAÑÓN, CONSTRUIR MEMORIA

LEY DE HUMEDALES
22 septiembre, 2022

LOS HUMEDALES AL CONGRESO