24 agosto, 2016
,

¡Ctepararon de manos, Córdoba!

Hoy, salimos a las calles los trabajadores cordobeses de la economía popular, quienes día a día inventamos formas de llegar a fin de mes a través de cooperativas de trabajo, changas, programas sociales, quienes sostenemos comedores sin recursos, quienes recolectamos y reciclamos basura de las calles sin recibir ayuda del Estado, quienes somos expulsados de plazas por ofrecer nuestros productos. Las organizaciones que conformamos la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) de Córdoba tuvimos nuestro bautismo de fuego: a las 10:00 y bajo la consigna «Ninguna familia sin techo, ningún trabajador sin derechos, ningún campesino sin tierra», cortamos el Puente Avellaneda, y desde allí, nos movilizamos a la Municipalidad.

 

 

Alberto Chaco Ojeda, presidente de la Cooperativa de Cartoneros Recicladores Podemos y vecino de la Villa Los Galpones, declaró: “Estoy marchando con el Encuentro de Organizaciones y con CTEP, para que el Estado nacional, provincial y municipal, en vez del millonario gasto que hacen en publicidad, cumplan con lo que prometen en políticas sociales. Nosotros no estamos pidiendo subsidios: pedimos herramientas para ejercer el hermoso afán de trabajar. Una inflación del 45 % no es lo mismo en un country que en las villas: para nosotros, es como si fuera del 100 %».

 

Efectivamente, así se siente: junto a la espiral inflacionaria y las decenas de miles de despidos, el vaciamiento de políticas sociales por parte de todas las instancias del Estado golpea fuerte a los de abajo. Así lo cuenta Silvina, del Movimiento Popular La Dignidad: “Estamos reclamando trabajo digno y genuino para todos nuestros compañeros y todos los habitantes de los barrios, en un contexto donde el 48% trabaja en negro, y donde se ha profundizado muchísimo la miseria, la desocupación y la pobreza en los barrios. Generalmente, el Estado ofrece parches en forma de programas insuficientes, que nosotros utilizamos de todas formas para poder trabajar en los barrios. Hay muy poca inversión en materia social”.

 

Por su parte, Julio Pereyra, comunicador de La Garganta Poderosa y vecino del Barrio Yapeyú, expresó la lucha de muchos: “Los que estamos excluidos del trabajo formal exigimos un complemento salarial, para poder tener un piso y todos los elementos que se necesitan para una vida digna, como cualquier persona. En nuestra cooperativa de la Garganta y en la textil Manos Poderosas, nos autogestionamos, metiéndole para adelante, pero cuesta mucho más: de este lado, los aumentos y la precarización se sienten muchísimo”.

 

La jornada terminó en promesas de parte de la Municipalidad y Nación de abrir mesas de diálogo para poder comenzar a tratar nuestra situación, e incluir a los compañeros desocupados y a quienes trabajan en emprendimientos productivos en los programas correspondientes. Fue otra victoria de la movilización popular. Sin embargo, Oscar Martínez, del MP La Dignidad, fue cauto cuando expresó, en medio de aplausos y gritos de apoyo: “Que el dialogo esté abierto, no significa que las respuestas concretas empiecen a aparecer.  Las únicas garantías que vamos a tener nosotros, son en la calle, movilizados”.

[Best_Wordpress_Gallery id=»42″ gal_title=»CTEP Cordoba primera marcha»]

Relacionadas

CORDOBA
24 noviembre, 2022

MORIR ENTRE CUATRO PAREDES

CÓRDOBA
18 noviembre, 2022

LOS BARRIOS AL CONCEJO

Córdoba
17 noviembre, 2022

SIN DERECHO LABORAL, NO HAY SALUD PÚBLICA