27 septiembre, 2016
,

Mañana es mejor

Vaciados, pisoteados y despedidos por empresarios inescrupulosos, los trabajadores del diario La Mañana de Córdoba no se durmieron ante los abusos, sino que se sobrepusieron y convirtieron toda esa mierda que venía desde arriba en fuerza desde bien abajo: fundaron una cooperativa de trabajo.

 

 

Luego de idas y venidas, de cobrar el 25%, de cobrar el 10%, de cobrar el 0%, de retiros voluntarios obligatorios y de aportes obligatorios optativos, cerró la empresa perteneciente a Gerardo Raúl Varetto, Eduardo Varetto y a una cadena interminable de testaferros y prestanombres ligados al poder político. Así, por el aventurerismo empresarial, uno de los diarios más emblemáticos de Córdoba, que contaba con casi 20 años de historia, dejó de existir. Sin embargo, el conflicto que duró más de un año, y que dejó a 61 familias en la calle, potenció la capacidad organizativa de los trabajadores que ayer presentaron La Nueva Mañana. ¿Qué la hace nueva? Que ahora, no tienen patrón.

 

Ayer, desbordado de felicidad en la colmadísima presentación en sociedad que hicieron en el Teatro Libertador San Martín de Córdoba Capital, Javier Imaz, encargado de la web del viejo diario y presidente de la flamante cooperativa de trabajo, decía: “Me siento emocionado y nervioso; hemos trabajado muchísimo para que este producto ya se pueda ver en el sitio web de La Nueva Mañana. No ha sido fácil llegar hasta acá. Desde hace unos meses atrás cuando el medio al que pertenecíamos cerró sus puertas, empezamos a unirnos, para notar nuestras diferencias, pero también para acercar nuestros espíritus y nuestra voluntad de trabajo. Y por eso hoy estamos acá, con la convicción de que vamos a seguir trabajando, y gracias a compañeros como ustedes sabemos que no estamos solos”.

 

 

Somos dueños de nuestro propio trabajo, y por ende responsables de lo que hacemos. Eso nos va a dar mayor pluralismo, y lo que van a notar nuestros lectores.

-Leandro Círico, trabajador de La Nueva Mañana

Por su parte, Leandro Círico, diseñador gráfico y anteriormente delegado de los trabajadores en el sindicato y hoy “tan sólo uno más”, cree que La Nueva Mañana va a ser mucho mejor: “Somos dueños de nuestro propio trabajo y por ende responsables de lo que hacemos. Eso nos va a dar mayor pluralismo, que es lo que van a notar nuestros lectores, pero manteniendo el espíritu que tenía la vieja Mañana, que es de escuchar e informar esas noticias que no aparecen en otros lugares”. Y agregó, proyectando el sueño de todos sus compañeros: “En principio tenemos un nuevo sitio web, pero cuanto antes, vamos a publicar en papel, para volver a ser un medio de los que hacen falta: pluralista y donde se informe esas noticias que en los grandes medios provinciales no aparecen”.

 

María Ana Mandakovic, vocal del Círculo Sindical de Prensa y Comunicación (CISPREN), dio la visión del sindicato al respecto de la nueva iniciativa, y de la situación de la prensa en general: “Conocemos empresas sin patrones, pero no empresas sin trabajadores. Esto es una muestra de que no nos equivocamos: compañeros organizados que se hacen cargo de los medios de producción de lo que sabemos hacer, que es informar. En un sistema capitalista donde se tiende más a la concentración del capital, nos pasa mucho que en función de intereses político-partidarios se cambia de patrón y con eso una línea editorial. Por eso, necesitamos un cambio de paradigma a la hora de valorizar el trabajo de los trabajadores de prensa y la comunicación, y sobre todo con la idea de que para que exista una verdadera democracia necesitamos un pueblo bien informado. Y de eso somos responsables de los trabajadores de prensa.” Finalmente, le dio un consejo a los socios de la nueva cooperativa: “Lo más importante es que aunque ahora sean socios de esta cooperativa, no pierdan su condición de clase trabajadora. Por otro lado, el Estado se tiene que involucrar y garantizar una distribución digna a la tarea que hacen las cooperativas, porque son necesarias para el desarrollo de la sociedad”.

 

 

 

Para finalizar, Javier compartió una recomendación a todos los trabajadores de cualquier empresa, periodística o no, que atraviesen una situación similar: “Si estamos unidos y organizados colectivamente es más fácil hacerle frente, ya sea para proponerle a las patrones alternativas mejores o para comenzar nuestras propias iniciativas. Hay que sacarse de la cabeza el rol de empleados y asumir el riesgo de gerenciar.”

 

La Nueva Mañana ya se despertó: la encontrás en www.lmdiario.com.ar.

Relacionadas

INCENDIOS
17 septiembre, 2022

¿QUÉ QUEDARÁ DESPUÉS DEL FUEGO?

Espacios Verdes
12 septiembre, 2022

QUÉ DIFÍCIL ENCONTRAR UN LUGAR DONDE JUGAR

Córdoba
8 septiembre, 2022

¡JUSTICIA POR BLAS CORREAS!