10 octubre, 2016
,

Tomaron la Municipalidad, porque el agua no se puede tomar

 

 

Disfrazado de progreso, con gobiernos nacionales que se abrieron al desembarco de la megaminería a cielo abierto y que eliminaron las retenciones, y con el aval del gobierno de San Juan, el extractivismo patriarcal de la Barrick Gold tiene más licencia que nunca, para seguir violando minas. Y para seguir demostrando la teoría del derrame, pero al revés: en Jáchal, las multinacionales siguen derramando las miserias que crean con las riquezas naturales, en los vasos del pueblo.




El miércoles 5 de septiembre a las 10 de la mañana, vecinos pertenecientes a la asamblea «Jáchal no se toca» hicieron una toma pacífica de la Municipalidad de Jáchal reclamando a las autoridades que hagan públicos los estudios de aguas de ríos y pozos realizados por la Universidad Nacional de Cuyo en el mes de julio y agosto. Cabe recordar que estos análisis son anteriores al último derrame producido en el río Jáchal desde la mina de Veladero, y dan cuenta de un gran incremento de metales pesados, mercurio, aluminio y manganeso en el agua, por encima de los límites permitidos.



 

Además, como relata Eliana Laredo, miembro de la asamblea, “estamos pidiendo que los análisis se tomen como pruebas en la causa, que se distribuya agua envasada, que se hagan análisis a la población y que se nos tome como querellantes en la causa. Queremos que el hospital y salud pública se haga cargo, que se haga un muestreo de análisis de sangre porque sabemos y estamos seguros que hay gente contaminada en el pueblo”.



 

El juez Pablo Oritja, quien lleva la causa, estaba de licencia por vacaciones, por lo que ésta pasó a su subrogante, el Dr. Hugo Quiroga. Lo primero que hizo el nuevo magistrado fue habilitar la mina Veladero a volver a su funcionamiento normal. Una burla total.



 

La opereta judicial no vino sola: los medios quisieron dar vuelta la historia de la toma, difundiendo que ellos se encerraron en la Municipalidad. Puras mentiras: los miembros de la asamblea entraron pacíficamente y se encadenaron adentro en forma de protesta. Automáticamente la policía rodeó el edificio y cercaron a los manifestantes. Tomaban agua por una rendija, y se les pasaba la comida, pero al día siguiente no permitieron el ingreso de alimentos ni bebidas, y poco a poco fueron saliendo algunos asambleístas por falta de alimento y bebida, hasta que terminó la toma.


 


Mientras los gobiernos cegados por el oro siguen verdugueando a los que luchan, las multinacionales siguen desapareciendo ríos, montañas y pueblos enteros. Sin embargo, lejos de desgastar a la asamblea, hoy los compañeros pueden compartir otra victoria de la organización y de la lucha: “Logramos  conseguir  que se forme el comité de emergencia, porque necesitamos que se declarara en emergencia ambiental y agropecuaria a todo el departamento. Todo lo que sale de Jáchal no se vende, porque está contaminado para el resto del país. El único que no cree en la contaminación, es el gobierno sanjuanino”, comenta Eliana y afirma, para que no haya confusión: “Seguimos firmes pidiendo y repitiendo hasta más no poder por el cierre, la remediación y la prohibición”.

¡Barrick Gold Go Home!

Relacionadas