20 diciembre, 2016
,

Arde, cuando gritamos

¿Se imaginan si algún 19 de diciembre hubiéramos explotado, si algún helicóptero hubiera volado, si millones de almas hubieran pegado un grito valiente, si hubiéramos echado a un presidente, si tanto cinismo se hubiera vuelto hambre, si el neoliberalismo hubiera chorreado sangre, si los culpables hubieran sido absueltos por la impunidad, si los responsables hubieran vuelto con total naturalidad o si «la crisis» hubiera causado 39 víctimas fatales, fundando miles y miles de asambleas barriales? Sería muy fuerte, tan fuerte que tendríamos la garganta cerrada para hablar de cualquier otra cosa.

 

Por suerte, no pasó nada,
hablemos de Carrascosa.

Relacionadas

ECUADOR
22 junio, 2022

EL PUEBLO EN LAS CALLES

Día de la Bandera
20 junio, 2022

DONDE EL CIELO SE UNE CON EL MAR