30 diciembre, 2016
,

Cromañón, nunca más

*Por Santiago Aysine, cantante de Salta la Banca, sobreviviente de Cromañón.
 
 
Asistimos a diario a la recurrencia permanente. Pareciera que, finalmente, nada ocurrió 12 años atrás. Y el problema es ése: si pasa de moda el Golfo, el Golfo se repite. Una y otra vez. Cambia de forma, pero se repite. Y Cromañón se sucede todos los días. Podríamos enunciar, empezando por el derrumbe del boliche Beara o el del gimnasio en Villa Urquiza, millones de Cromañón desde aquel día. Pero salvo los que tuvimos la desgracia de padecerlo, los que están cerca de los damnificados, o los que luchan a diario por un mundo mejor, nadie los tiene presentes. Y no nos confundamos: esto pasó toda la vida. El Estado capitalista se carga vidas todos los días, a través de una desidia sistemática. Y pasa desde su génesis. 
 
 
 
El asunto es que el 30 de diciembre del 2004 nos tocó a todos. Fue, sin dudas, la expresión más clara de lo que representa la juventud para el Estado y el empresariado. Y eso le abrió los ojos a mucha gente. Pero no bastó.
 
 
Queda claro, y es necesario, profundizar esta pelea con un propósito definitivamente apremiante: Hacer foco en la culpa y la negligencia estatal. Empezando por Aníbal Ibarra, y contemplando a todos los responsables políticos.
 
 
Aunque sea difícil, por una polarización de la lucha que nos afecta a nosotros y al porvenir. 
 
 
Es necesario por la inocencia de Los Callejeros. Es necesario para sentar un precedente temeroso para la justicia. Es necesario para que no vuelva a ocurrir un Cromañón, nunca más.

Relacionadas

Pueblos Originarios
24 septiembre, 2022

ESTUDIAR ES UN ACTO DE REBELDÍA

Cromañón
23 septiembre, 2022

EXPROPIAR CROMAÑÓN, CONSTRUIR MEMORIA

LEY DE HUMEDALES
22 septiembre, 2022

LOS HUMEDALES AL CONGRESO