19 diciembre, 2016
,

Gritan los no docentes: «Sus hijos y nietos les pedirán explicaciones por esta jornada»

*Silvia Kowalczuk, Consejera por el Claustro No Docente de la Facultad de Filosofia y Humanidades de la UNC

 

Llegamos al 15D acompañando la lucha de los estudiantes, como trabajadores, y nos fuimos empapando, aprendiendo y construyendo con su saber fresco, conmovedor y erudito en lides. “Somos actores políticos, todos, tenemos derecho a discutir”, nos enseñaron.

 

Ya en el Complejo Ferial, el lugar donde finalmente sería la asamblea, encontramos un predio privado en las afueras de la ciudad, armado de policías y perros, dotado de camiones hidrantes que hacía décadas no veíamos, siendo objeto de empujones, corridas, trabas, por parte de los representantes del rectorado y sus prorreligionarios.

 

Foto: Colectivo Manifiesto (http://colectivomanifiesto.com.ar/)

 

El cerco de manos tendidas de estudiantes, docentes, trabajadores, comunidad, era la contrapartida. “No respondan, expliquen a la gente, no bardeen”. Esos éramos los violentos a los que tanto teme el jurismo: los que se autodefienden de una embestida diseñada para arrebatar poder, sin importarle la desigualdad que su pisoteada genera.

 

Como trabajadores no docentes, tenemos que dar cuenta de una verguenza más: los bombos de la FATUN (Federación Argentina de Trabajadores de las Universidades Nacionales) siendo redoblados por algunos miembros de la Gremial San Martin. El gremio que debería representarnos,ser nosotros mismos, estuvo ahí, legitimando, poniéndole “ritmo popular” a la Contrarreforma del jurismo. ¿En nombre de quién, pregunto? ¿En nombre de quién avalan la farsa que no es más que el mascarón de proa de la mercantilización de la universidad, de la vuelta al noventismo que nos tuvo de rodillas como trabajadores?
A todos los que allí estuvieron manchando de indignidad al gremio, a los que pergeñan desde las oscuridades de siempre, a la burocracia sindical que ruborizaría al gordo más pintado, les decimos: nos veremos estos años oscuros que nos esperan luchando por derechos que siempre debimos haber defendido, pero también les digo, un día, a ustedes, su propia gente, sus propios hijos y nietos, les pedirán explicaciones por esta jornada.

 

El tiempo, más temprano que tarde, le dará a cada uno el lugar que merece en la historia: en la parte miserable, o en el de la lucha por la igualdad.

Relacionadas

INCENDIOS
17 septiembre, 2022

¿QUÉ QUEDARÁ DESPUÉS DEL FUEGO?

Espacios Verdes
12 septiembre, 2022

QUÉ DIFÍCIL ENCONTRAR UN LUGAR DONDE JUGAR

Córdoba
8 septiembre, 2022

¡JUSTICIA POR BLAS CORREAS!