18 diciembre, 2016
,

Megaminería, a celda cerrada

Después del saqueo de la Barrick Gold, después de los millones de litros de cianuro derramados, después de las mentiras del gobierno… Después de todo eso, algunos tercos insisten en que cuidar el medio ambiente es posible y necesario, por lo que vecinos de Iglesia y Jáchal junto a asistentes del Encuentro Interterritorial de Jóvenes en Lucha decidieron cortar el ingreso a una de las escenas del crimen más enormes de San Juan, la mina Veladero, con exigencias tan disparatadas como su cierre inmediato, la remediación de los daños causados y la prohibición de la megaminería a cielo abierto.

 

 

Y de tan tercos que son, terminaron siendo víctimas de una brutal represión. Más de 30 compañeros, golpeados por la Policía provincial, fueron traslados a la comisaría central de la capital de San Juan, para que se olviden de esa loca idea de que es posible cambiar la realidad. Pero qué va a hacer, esta gente no aprende más, por lo que un montón de sus compañeros están realizando una vigilia a las afueras del destacamento ubicado en Entre Ríos Sur 579, exigiendo su liberación. Allí, ellos también están siendo hostigados por oficiales de la policía que les piden sus datos con insistencia. Por otro lado, muchos otros que no pueden llegar, están llamando a 0264 421-4050, para molestar a estas horas de la noche con algo tan trivial como la libertad de unos loquitos a los que se les dio por luchar.

 

¿Ah, cómo, que nos vieron dar vueltas por ahí? ¿Tratando de romper el silencio mediático en la calle, empujando ese cerco que parecía tan firme que no se levantaría jamás?

 

Será que los tercos cada día somos más.

Relacionadas