11 febrero, 2017
,

La Patagonia en la mira

 

 

 

El jueves el presidente Mauricio Macri llegó a Viedma, provincia de Río Negro. ¿Noticia digna de un titular, no? Sí, de muchos titulares de todos los medios que pintan su llegada como “la fiesta del pueblo”. Ambito, Clarín y La Nación, entre otros serviles informantes, no perdieron un minuto en mostrar este acercamiento, pero tampoco perdieron ni una línea para hablar del rechazo popular a su visita.

 

Es que para todos los que no estuvimos en esa mesa chica que el presidente compartió con los gobernadores Alberto Weretilneck (Río negro), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Carlos Verna (La Pampa), Mario Das Neves (Chubut) y  Rosana Bertone (Tierra del fuego), su visita no provoca alegría ni esperanza luego del impacto que tuvieron en las fuentes laborales de la región las continuas políticas de ajuste del Gobierno Nacional, que bajo la premisa económica de la “inviabilidad” achica la producción nacional generando inestabilidad y hambre. Lo único que provoca su visita, es indignación.

 

¿A qué vino este señor? Nadie sabe bien aún, y los que saben prefieren no brindarnos mucha información.

 

El objetivo que plantearon fuentes oficiales fue discutir diferentes estrategias de desarrollo para toda la región en el marco del proyecto “Plan Patagonia”. Que apunta al desarrollo de la infraestructura habitacional, social y educativa.

 

Rogelio Frigerio dijo que el Plan apunta a “mejoras graduales pero concretas”, Macri anunció que se inscribe en “el mejor aprovechamiento de sus recursos”.

 

No hay nada claro, más que se avecina una intervención en nuestro territorio que una vez más nos deja afuera de los trazos finos, de la formulación de proyectos y del armado de estrategias para el desarrollo sustentable de nuestro pueblo.

 

Por esto, y por todo lo que viene pasando, consideramos que detrás de este plan que apunta a atraer inversiones, están buscando abrir más puntos de venta de nuestras tierras para financiar la entrega de la Patagonia, sus recursos y bienes naturales.

 

Zulma Dávila, Secretaria Adjunta ATE-Seccional Gral. Roca, nos explicó que “en este contexto, los compañeros del Sindicato ATE Y CTA decidimos manifestarnos en contra del presidente por sus políticas de ajuste que perjudican a todos los trabajadores de diferentes rubros. El Gobierno Nacional, a través de las últimas medidas económicas, es el responsable de que miles de familias estén bajo la línea de la pobreza”.

 

Y detalló que “aproximadamente a las 10, mientras estábamos acercándonos a la plaza San Martín de Viedma, justo frente al vallado utilizado para alejarnos de quienes nos gobiernan, como si ya no estuviésemos lo suficientemente lejos, la policía provincial nos frenó al identificar nuestras pecheras verdes de ATE y se desencadenó una represión de las fuerzas públicas hacia los compañeros que quedaban en el lugar. Para ese momento, vale aclarar que muchos de nosotros nos habíamos dispersado y solo quedaron 8 aguantando la embestida de 50 policías, dejando como saldo que a nuestros dirigentes los arrojaran al suelo, golpearan y esposaran. El Secretario General de ATE-CTA Río Negro, Rodolfo Aguiar, y el revisor de cuentas de la entidad gremial Milton Ciocca fueron detenidos en la comisaría 1° del Barrio Guido, imputados por resistencia a la autoridad y daño calificado”.

 

Decenas de personas de los gremios y autoconvocadas fueron llegando a la comisaría a exigir la inmediata liberación. Luego de 9 horas los liberaron a ambos.

 

Por las dudas vamos dejando un claro entre tanto secreto: la asamblea del Fiske Menuco, en General Roca, viene alzando la voz organizadamente para que nadie se sienta tutor de nuestros intereses.

 

 

Relacionadas

Fiske Menuco
13 febrero, 2020

Aguacero de desidias

Río Negro
13 noviembre, 2019

Otro año sin Daniel