27 marzo, 2017
,

«La detención de Micaela es triplemente grave»

* Por Horacio Verbitsky,
Centro de Estudios Legales y Sociales.

Con la excusa de controlar el espacio público, las detenciones arbitrarias de niños y jóvenes pobres son cotidianas. Son parte de las prácticas de violencia y hostigamiento que despliegan las policías.

La detención de Micaela es triplemente grave. Atentó contra su libertad. También contra su libertad de expresión al pretender impedir que registrara lo que estaba pasando y que lo difundiera. Y también contra el derecho de todos a acceder a esa información.

La libertad de expresión es un derecho esencial para visibilizar la violencia institucional y la discriminación. Por eso grabar y registrar estas prácticas no solo es legal sino central para controlar a las policías.

La pelea de organizaciones como La Poderosa construye conciencia y solidaridad.

 
 
 

Relacionadas

Abuso en las Infancias
7 diciembre, 2022

JUSTICIA POR ARCOÍRIS

Justicia
6 diciembre, 2022

CHATS: REFLEXIONES URGENTES

DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
3 diciembre, 2022

«ORGULLOSOS DE LA SCALONETA»