11 mayo, 2017
,

¡Fuera la megamineria de América Latina!

*Por Juan Pablo Lepore, director del documental “Olvídalos y volverán por más”, tercer largometraje del colectivo documental semillas, presentado en el teatro municipal (Espacio INCAA) de la ciudad de San Juan.

 

La megaminería como una conquista del neoliberalismo pretende saquear y acumular todos los minerales necesarios para que el sistema siga avanzando.

 

El documental es la construcción del relato, desde el punto de vista popular, de los sin voz: de aquellas personas que son afectadas por una actividad dañina para la salud y para el desarrollo sociocultural de cualquier pueblo donde se instale.

 

 

El 80% del oro extraído de las minas se convierte en lingotes que posteriormente van a parar a las fortalezas de los grandes bancos. Y todo el desastre medioambiental ocasionado, que las empresas disfrazan de un «mínimo derrame», se invisibiliza ante los medios de comunicación junto con las consecuencias que padece la población lindante.

 

Viajamos por Canadá, Brasil, Colombia, México, Chile, Perú y Argentina. En siete años de investigación, tuvimos la oportunidad de conocer compañeros organizados y entrevistar a abogados y jueces, todos luchadores en aquellos lugares donde la megaminería hace estragos.

 

Para poder acercar la problemática a la gente, enfocamos la mirada del documental en las metodologías empleadas por las empresas megamineras. La utilización de grandes cantidades de cianuro y explosivos tiene como contrapartida las enfermedades, el hambre y la muerte: se destruyen las economías regionales por la contaminación de las principales producciones de sectores como la ganadería o la agricultura y, simultáneamente, los pequeños productores se ven sin oportunidad de crecimiento o subsistencia, quedando en la calle junto a sus familias.

 

En el documental trasmitimos un informe del Global Witness, en el cual se explica que en el año 2015 murieron 185 activistas de derechos humanos por proteger a la madre tierra. Un número alarmante y el mayor índice en la historia de la protesta contra empresas extractivistas.

 

Es evidente la necesidad de acallar las voces que defienden la vida y que hablan por cada hermano y hermana criminalizado mediaticamente, reprimido o, incluso, asesinado.

 

Queremos comunicar esto de la forma más clara posible para que las personas logren comprender el lado oscuro de la megaminería que ningún monopolio comunicacional quiere dar a conocer.

 

Necesitamos un modelo de país que nos sirva a todos y donde no se beneficie a las multinacionales sino al hombre común y corriente.

 

Muchas veces las personas suelen tener miedo y cesan la lucha. Nosotros necesitamos modificar esta visión y demostrarles, mediante este documental, que deben mantenerse fuertes y unidos para proteger lo suyo. Debemos conseguir que la gente sea consciente a pesar de que ellos tengan el poder económico y compren los medios.

 

Afortunadamente la respuesta del público fue fantástica: todos quedaron con ganas de continuar viendo producciones que demuestren nuestra posición frente a la problemática y representen la voz de cada afectado.

 

Este es nuestro aporte, a través del uso de herramientas que obtuvimos en la facultad y todos estos años filmando en la calle. Rescatamos la importancia de que este documental, que posee una mirada tan crítica hacia este negocio sucio, se haya proyectado en San Juan, donde el gobierno pregona que la minería trajo el «progreso» a la provincia, cuando en realidad es una de las regiones más pobres del país.

 

Tratamos de poner todo el esfuerzo posible para que nuestro objetivo se lleve a cabo mediante la coordinación con diversos artistas, músicos, poetas, escritores, cineastas y medios de comunicación, mancomunados para crear consciencia ante la tergiversación que presentan los medios.

 

Debemos combatir la desinformación, mostrar nuestra verdad y obtener las fuerzas necesarias a partir esta angustia que vivimos diariamente…

 

¡Contra toda esta sed por el oro, que avasalla el derecho a vivir dignamente de cada ciudadano!

Relacionadas