22 mayo, 2017
,

Luz y Fuerza

Por prepotencia de trabajo y por la potencia que nace de abajo, hoy celebramos el Cumpleañazo del sindicalismo, las 87 vueltas al compañerismo del gringo que aturdió a López Rega, detonando un eco que brega todavía por salvar la rebeldía, para que ningún ser humano sea lobo ni bobo de su propio hermano. Y sí, nos quedó debiendo una tapa esa garganta, pero ese grito no se escapa, ni se atraganta con las protestas que alimentan la esperanza: dejó 30 mil respuestas, pero con éstas alcanza.

 

– ¿Dónde y cómo vive?

 

– «En una casa que construí con un crédito del Banco Hipotecario Nacional, un plan de cuotas a cincuenta años, que todavía estoy pagando, claro. Y es la única propiedad que tengo, hipotecada. Vivo prácticamente todo el día en el sindicato… Trabajo tanto como puedo».

 

– ¿Cómo es un día de su vida?

 

– «Bueno, me levanto a las 5.30, porque antes de las 6.30 ya estoy fichando en la empresa. Trabajo hasta las 13.30, almuerzo en casa si puedo, duermo una pequeña siesta de dos horas y a las 17 ya estoy en el sindicato, con los compañeros y la gente que viene. Atiendo también en la CGT y duermo muy poco, porque terminamos casi siempre a las 2 de la mañana».

 

– ¿Y sus ratos libres?

 

– «No tenemos».

 

– ¿Por qué casi todas las respuestas las da en plural?

 

– «Porque lo que digo no es exclusivo, ni particular. Yo no represento a una persona, sino a una posición colectiva».

 

– ¿Qué es la muerte para un marxista?

 

– «La supresión de un determinado equilibrio biológico, para la constitución de otros nuevos. A través de lo que es, uno se transforma en otros aspectos de la materia, cualitativa y cuantitativamente, porque el ser humano es dialéctico. Y al suprimirse el equilibrio de la vida, se convierte en otra cosa, o en un montón de cosas diferentes. Yo trato de ser consecuente con mis deseos y mi causa, sí, porque no me gustaría morir habiendo traicionado a mi clase».

 

Perseguido por la fuerza, preso de la luz y clandestino del destino, allá va entonces el mismo tosco de siempre, desequilibrando a la biología, dignificando a la materia y transformándose en un montón de cosas diferentes, todas consecuentes a esos deseos cada vez más urgentes, que hacen temblar a los CEOs de todo el país.

 

Que los cumpla, muy feliz.

Relacionadas

Día del Orgullo
28 junio, 2022

ESTE ORGULLO QUE NO SE QUITA

Fumigaciones
27 junio, 2022

«YO TRABAJO CON LA TIZA, NO CON EL VENENO»

Masacre de avellaneda
26 junio, 2022

JUNIO ARDE ROJO