9 junio, 2017
,

Crónica de una pérdida

*Por Irina, hermana de Iago, asesinado por la Policía. 
 
Iago era el más chico de mis 6 hermanos, tenía 17 años. Al estar siempre entre gente grande se comportaba muy maduro para la edad que tenía. Si bien era adolescente y estaba en esa edad que creés que nunca te pasa nada, hizo una pelotudez de pendejo. Era un pibe que hizo ochenta mil cosas y estaba todo el tiempo alegre. Hacía lo que le gustaba y cumplía con el resto también. Si él hubiera andado en algo raro, tenía una familia para detenerlo.  Yo sé cómo era mi hermano, pero lo estigmatizaron tanto que lamentablemente debo explicar que él, nada que ver.
 
 
 
El 12 de mayo mi hermano estaba yendo desde Hurlingam a Villa Tesei. Iba con su amigo Nico a comprar unos repuestos que necesitaba para arreglar un auto que tenía en casa, y a ver un local para alquilarlo y así poder comenzar un negocio de mecánica.  Pasaron por donde estaba un auto estacionado, vieron que las tazas estaban sueltas y se llevaron dos. Dieron la vuelta a la manzana para tomar las otras dos, cuando regresaron los vio el subcomisario José Pérez Buscarolo.
 
 
 
El policía subió a su vehículo y comenzó a perseguir a los chicos, les disparaba desde su auto, según el apuntaba a los neumáticos, sin embargo muchos de los impactos de bala dieron en las zonas cercanas al conductor y copiloto, también impactaron a mi hermano. Ellos no salieron a robar, no portaban armas. La persecución duró  20 cuadras hasta que el uniformado les cruzó el auto. Nicolás, se baja y le dice: “Tomá las tazas flaco. Fue una picardía, una boludez de pendejos”. Mientras tanto mi hermano notó su herida y pidió auxilio, entre los nervios de su amigo, la negación del agresor a llevarlo al medico y la ambulancia que tardó 40 minutos, Iago no llegó con vida al hospital. 
 
 
 
En la comisaría maltrataron psicológicamente a Nico: le decían que el también tendría que estar muerto. Y manejaban  sin respeto las pertenencias de Iago. Si el subcomisario hubiera actuado como debía, si se los hubiese llevado a la comisaría para hacerles una causa por hurto, mi hermano estaría vivo. 

Relacionadas

DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
3 diciembre, 2022

«ORGULLOSOS DE LA SCALONETA»

MEGAFLEX
2 diciembre, 2022

¡LOS TRABAJADORES NO NOS VAMOS NADA!