29 junio, 2017
,

DesIntendencia popular

 

Hace más de 6 meses que desde CTEP Córdoba entregamos un documento a la Municipalidad. Siete eran los puntos a partir de los cuales entendíamos que debía implementarse la Ley de Emergencia Social en nuestra ciudad, sancionada en noviembre del 2016 por el Congreso de la Nación.

 

El compromiso del Estado municipal en el cumplimiento de este petitorio es indispensable para paliar las difíciles realidades por las que están pasando nuestros barrios y nuestros trabajadores: el porcentaje de pobreza es del 40%, 33% de trabajadores excluidos y 10% de desocupación. Como contrapartida, aumentan el número de niños y niñas que asisten a los comedores y merenderos que sostenemos los laburantes de la economía popular.

 

Mediante la vía administrativa intentamos que la Intendencia se comprometa a la entrega regular y seria de módulos de alimentos para sostener estos espacios; reabrir la convocatoria de servidores urbanos; y colaborar en el reconocimiento formal de los trabajadores no registrados.

 

Como respuesta, sólo recibimos silencio. Por eso, el martes pasado llevamos adelante una movilización general, buscando que la Municipalidad se haga cargo de los reclamos legítimos que sostenemos, dentro de una coyuntura general de ajuste. Marchamos desde Plaza San Martín hasta el palacio de la Intendencia, donde exigimos que se nos atendiese, al tiempo que realizamos ollas populares, porque si hay algo que por aquí sobra, es la solidaridad.

 

Minutos después nos recibieron, se “comprometieron” y, una vez más, prometieron. Esperaremos el cumplimiento de esas promesas, organizados y alertas, por si se perpetúan las mentiras y debemos salir nuevamente a gritar que con el hambre no se juega, que queremos empleo digno y que jamás podrán callar a los trabajadores de la Economía Popular.

 

Relacionadas

INVIERNO
5 junio, 2022

BRONCA POR EL FRÍO

Dia Mundial de la Salud
7 abril, 2022

¿A DÓNDE NOS ATENDEMOS?