3 julio, 2018
,

Paro decente

 

 

Al compás de las balas de goma, el gobierno de Chubut siguió la regla de la conducción nacional… palos, gases y un ajuste brutal. Con sus policías en acción tiroteando a la razón, con la prensa farsante mintiendo sobre el laburante y desviando el reclamo sindical, buscaron dividir a los maestros pero las cuentas les salieron mal: ¡El grito de Carlos Fuentealba hoy se multiplica en otro paro nacional! A ciencia cierta, esta quinta huelga federal no sólo se debe a la violencia abierta, sino a la saña impúdica que está matando a la educación pública. Porque se recrudecen las secuelas cuando no alcanza la comida en las escuelas. Porque en muchísimas provincias los sueldos permanecen congelados mientras los precios escalan a pasos agigantados. Porque la mano se pone más dura cuando no hay presupuesto en infraestructura. Porque no habrá cimiento formativo sin financiamiento educativo. Y porque no se soporta más esta política antipopular, arbitraria e indecente.

 

 

Paran para educar, ¡y para que se abra urgente la Paritaria Docente!

Relacionadas

Fumigaciones
27 junio, 2022

«YO TRABAJO CON LA TIZA, NO CON EL VENENO»

Masacre de avellaneda
26 junio, 2022

JUNIO ARDE ROJO

MASACRE DE AVELLANEDA
26 junio, 2022

MAXI Y DARÍO PRESENTES