3 agosto, 2018
,

La carpa de la dignidad

 

 

 

Letras: Sandra Aciar

Fotos: Juan Farías

 

 

Al pie de la Municipalidad de Córdoba, recibe otro invierno un rincón muy especial: es la carpa que las operadoras de trolebuses despedidas colocaron hace ya más de un año en el centro de la ciudad, para reclamar por sus derechos y enseñarnos a todos el valor de la lucha sostenida. “Nos trae alguna nostalgia recordar estos mismos fríos; creo que los sentíamos más porque estábamos angustiadas. En ese momento, éramos cinco operadoras con poca experiencia: nos zambullimos todas en algo nuevo, sin saber qué iba a salir”, rememoró Mumi Gómez, una de las conductoras echadas, que nos concedió la entrevista junto a su compañera Viviana Chiatti, que contó: “En total, despidieron a 66 operadoras. Volvieron a tomar a 30, pero con cero años de antigüedad, en la empresa AUCOR y exigiéndoles que no hicieran juicio a Tamse, que las había echado. Son compañeras que no tienen dos días de trabajo: algunas tienen 28 años de servicio”.

 

-¿Por qué creen que se da ese ensañamiento particular con las trolebuseras, en medio del paro de transporte urbano que duró 9 días, desde el 5 de junio de 2017?

V: Porque las delegadas de trolebuses le descubrieron al intendente, Ramón Mestre,  el subsidio para gasoil y las gomas de $40 millones por mes, solamente para Tamse Trolebuses, que éramos un total de 280 empleados. Nunca pudo declarar en qué se gastó ese dinero.

M: Eso fue tres semanas antes del paro y fue de público conocimiento. Hicimos una denuncia a Mestre por los $7 mil millones que llegan anualmente al transporte de Córdoba y que, por lo menos en trolebuses, no se veían reflejados: los mismos concejales lo ratificaron, porque corroboraron que teníamos unidades modelo 61, y lo único nuevo que tenían era la pintura. Trolebuses se destacó por el activismo, siempre.

 

-¿Y las otras empresas, recibieron subsidios injustificables?

M: Sí, por ejemplo, ERSA. Mestre padre fue interventor de Corrientes cuando adquirió acciones en esa empresa y por eso su heredero Ramón Mestre hijo, el actual intendente, le dio tantos privilegios, camuflados a través de AUCOR.

 

-¿Qué buscaban, entonces, con los despidos del año pasado?

M: Si bien el responsable es Mestre, hay que resaltar que hay una intención a nivel nacional: el presidente viene por nuestros convenios colectivos de trabajo. Lo dijimos nosotras desde la carpa y no fue casualidad que la UTA, un sindicato tan mayoritario e importante más allá de que estaba intervenido, haya sido el blanco. Desataron unas paritarias aberrantes de un 8%, con una inflación de casi 30%. La tortilla se les dio vuelta cuando la gente salió, nunca se lo esperaron a eso: ¡los 3600 trabajadores del transporte de Córdoba, más otros sindicatos, en la calle!

 

-¿Y ustedes, con la carpa? ¿Cuál es su objetivo?

M: Concientizar, no solamente a nuestros compañeros para continuar con la lucha, sino también a los ciudadanos de porqué se había llevado un paro de nueve días. Nosotras genuinamente logramos 1800 firmas en un mes, en la carpa, fueron presentadas y están en el Concejo Deliberante. Por otro lado, está la meta de que la gente no fuera a votar a las elecciones tramposas de esta UTA intervenida.

 

Resistiendo el embate de un gobierno neoliberal sin apoyo gremial, estas cinco mujeres demuestran desde hace un año su fuerza, que alimenta a la historia de las resistencias locales. Esa potencia es un faro ante el movimiento mundial de la derecha, un hecho que las compañeras conocen bien: “No es casualidad que Lula esté preso”, dice Mumi. Y ante ese avance, sólo queda la unión del campo popular.

 

V: Así, esta carpa ya pasa a ser no sólo del transporte. Invitamos a que sea para todos los compañeros, toda la gente que estuviera sufriendo despidos, abusos, que se sumen acá: esto es un espacio ganado con la lucha.

 

 


 

 

Relacionadas

INVIERNO
5 junio, 2022

BRONCA POR EL FRÍO

Dia Mundial de la Salud
7 abril, 2022

¿A DÓNDE NOS ATENDEMOS?