12 noviembre, 2018
,

Y sin embargo, marchamos

 
 
 
 
*Por Camila Sosa Villada,
Escritora cordobesa, orgullo villero.
 
 
 

 
 
 
La Marcha del Orgullo es importante como celebración, como práctica de un rito colectivo que tiene diferentes expectativas, deseos y razones para ir. No es sólo ser visibles, es unirnos y bailar. Estar ahí, mostrando que estamos es de una provocación terrible, eso desde luego es político. Está todo cuestionado, para los que nos odian e incluso para los que dicen querernos.
 
 
 
 
 
 
 
El avance de la derecha se siente fatal, incluso para la derecha. Pero lo terrible es que las travestis estamos sin armas en esta guerra. Nuestros cuerpos están cansados, es como cuando mandaban a Malvinas a unas criaturas desarmadas a luchar contra el ejército inglés. La última marcha antiderechos también pidió por la derogación de la Ley de Identidad de Género. Es decir, que volvamos al limbo. Esto es sabido, nadie ignora nuestra situación. Nadie se lleva una sorpresa cuando decimos que morimos. Nadie se alarma por las agresiones constantes a la población trans. Es peor: lo saben y eligen mentirse. Postergarnos. Dejarnos morir. Tal es la marginación. Saben que votando a la derecha nos terminan matando. Y la votan. Saben que nos prostituimos y aun así no nos dan trabajo. Son una mierda. Y ahí vamos nosotras cubiertas de purpurina, no nos rendimos.
 
Es todo una mierda, el Estado y la comunidad. Nadie se responsabiliza y dice: “No, también me corresponde a mí como ciudadano que nadie más muera de hambre, que no desaparezcan más mujeres, que las travestis vivan más de treinta y cinco años”. No sé si dimensionan el tamaño de su maldad. Y, sin embargo, marchamos.
 
 
Y para las travestis de la villa sólo puedo desearles fuerza. Que traspasen los corazones paquis de quienes militan en la villa. Que se sobrepongan a la ignorancia machista y cómoda de quienes militan en las villas, y que aprendan a defenderse. A encontrarse entre ellas. A preguntarse y responderse. A compartir la sabiduría adquirida en años y años de vivir en los márgenes. Más aún que el resto de la población villera. Amor y fuerza.
 
 
 
 

Relacionadas

INVIERNO
5 junio, 2022

BRONCA POR EL FRÍO

Dia Mundial de la Salud
7 abril, 2022

¿A DÓNDE NOS ATENDEMOS?