7 diciembre, 2018
,

Llamen a mis periodistas

 

 

Si le dieran a los familiares de tantas pibas quemadas, violadas, ahorcadas, acuchilladas, empaladas o enterradas, un ratito del tiempo, la bola y el oído que le dieron en televisión al violador Rodrigo Eguillor, tal vez tendrían un cachito menos de cinismo y un poquitito más de credibilidad.

 

No se llama periodismo.
Se llama complicidad.

Relacionadas

ECUADOR
22 junio, 2022

EL PUEBLO EN LAS CALLES

Día de la Bandera
20 junio, 2022

DONDE EL CIELO SE UNE CON EL MAR