23 abril, 2019
,

Seguimos por vos, Sabina

 

Ojitos achinados.
Sueños arrebatados.
Sonrisa contagiosa.
Fotógrafa poderosa.
Tonada riojana.
Cultura boliviana.
Hermanita protectora.
Hija alfabetizadora.

 

 

11 años tenía Sabina.
11, como los pesos que destinan por cada mujer para “combatir” la violencia machista.

Relacionadas

Facu Astudillo Castro
2 febrero, 2023

«LUCHAR PARA QUE NO SEA UN MUNDO VIOLENTO»

Agua
30 enero, 2023

CADA VEZ MÁS SECOS