22 julio, 2019
,

Viento norte

Resistiendo a la conquista de la indiferencia y a la campaña del desconcierto, la comunidad indígena de El Churcal, que desde sus entrañas parió la asamblea poderosa en Juella, Jujuy, creó la primera cooperativa de Turismo Rural y Producción Artesanal para socializar la cultura local, revalorizar la historia ancestral, ofrecer las comidas típicas, generar empleo digno, abaratar los costos sin intermediarios, visitar los sitios sagrados como el Pucará o el Cerro Amarillo, divulgar la resistencia de todo un pueblo a la megaminería a cielo abierto, acompañar en largas caminatas por la Quebrada de Humahuaca y miles de otras originarias razones.

 

 

¿Quién dijo que todo está perdido?
Si venimos a ofrecer nuestros corazones.

 

 

 

 

La Pacha está feliz

 

 

 

 

No te rías de una Kolla

 

 

 

 

El grito de Bruno Arias, siempre presente

 

 

 

 

Dignidad a cielo abierto

 

 

 

 

Aquí se cocina lucha 

 

 

 

 

Hermandad ancestral

 

 

 

 

 

 

Relacionadas

DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
3 diciembre, 2022

«ORGULLOSOS DE LA SCALONETA»

MEGAFLEX
2 diciembre, 2022

¡LOS TRABAJADORES NO NOS VAMOS NADA!