9 agosto, 2019
,

La hora de Los Hornos

 

 

Abrazada por la Precordillera de los Andes, rodeada de parrales y con la tierra de polvillo como piso, una comunidad entera late desde hace treinta años en casas de cañas y adobe, en pleno corazón mendocino. En Guaymallén, ocho manzanas cobijan a 150 familias que cubren con nylon su techo cada vez que llueve. En ese suelo donde se fabricaban ladrillos, nació el barrio Los Hornos, que hoy continúa sin gas natural ni agua potable ni el tendido eléctrico instalado por el Estado. Ahí, acabamos de inaugurar “El Hornero Poderoso”, un espacio cultural para todas las edades, donde sostenemos el plan de alfabetización, el merendero, la huerta, las rondas de géneros, los talleres de costura, carpintería, comunicación, apoyo escolar, arte y recreación, además de la ludoteca para las infancias.

 

 

Pasito a pasito y sudor por sudor, construimos otra morada poderosa.

 

 

Una caricia significativa,

proveniente de Mendoza.

Relacionadas