4 octubre, 2019
,

¿Quién dijo que todo está perdido?

 

 

A diez años del paso a la eternidad de la Negra Sosa, justito hoy, en la misma fecha que Violeta Parra cumpliría 102 octubres, brillan como luna de pobres, cantando a la diferencia, puras raíces destinadas a crecer y a estallar frente a cada una de las injusticias que nunca les resultaron indiferentes. Ellas, son pan, son paz, son más, liberando la esperanza con un grito en la voz, porque cuando ellas vuelan, todo se vuelve fiesta, aunque tengan el corazón crecido de ver al pueblo afligido y tan mal correspondido.

 

 

Pero siguen de pie, cantando, esperando, soñando, ante el peor espanto.

 

 

Gracias a sus vidas,

que nos han dado tanto.

 

 

Relacionadas

Diego Maradona
25 noviembre, 2022

“SIGAN SOÑANDO, QUE SE LES VA A DAR”

Madres de Plaza de Mayo
24 noviembre, 2022

«HEBE: YO SOY DE LA VILLA»

CORDOBA
24 noviembre, 2022

MORIR ENTRE CUATRO PAREDES