7 noviembre, 2019
,

Corazón de villa

 

Había una vez un chabón que tenía los rasgos duros, una constancia de acero, una humanidad inconmensurable y un apellido impronunciable. Grande, tan grande como para mantener sus ideales y cerrar la grieta. Inmenso, tan inmenso como para atravesar la que más nos importa, la horizontal, y llevar a nuestras comunicadoras a la tele en horario central. “La Mirada Poderosa lo motivaba todos los días, lo cautivó”, dijo su hija Iara y nos conquistó con su sensibilidad: “Como padre era lo mejor y lo peor que te podía pasar, por sus estándares altos sobre el esfuerzo y la igualdad”. Su amigo Claudio Martínez lo inmortaliza por su humanidad y su forma de hacer periodismo: “A los que trabajábamos con él nos exigía tanto como a sí mismo”. No fue casual que uno de sus últimos sábados, Zloto lo haya pasado en Zavaleta, abrazando a Roxana, la mamá de Kevin, que lo recuerda colmado de paz: “Fue una emoción muy grande sentirlo como a un vecino más”.

 

 

 

 

 

Relacionadas

NACHO LEVY
30 septiembre, 2020

NADA SE EMPOBRECIÓ MÁS QUE LA POBREZA

CORRIENTES
30 septiembre, 2020

BASURA DE LA ALTA SUCIEDAD

JUSTICIA POR IARA
29 septiembre, 2020

HOY ESTOY MITAD MUERTA: PERDÍ A MI HIJA