7 febrero, 2020
,

Atajar para sobrevivir

 

Sin ser arqueras, en el barrio La Rinconada de Tucumán vivimos custodiando los cinco postes que amenazan con caerse sobre la calle Camino de la Virgen, a una cuadra de la escuela Felipe Bertrés y a dos cuadras de nuestro poderoso merendero. Sin ser arqueros, atajamos el abandono del gobierno provincial que jamás llega al área y la responsabilidad de EDET, la Empresa de Distribución Eléctrica de Tucumán que en diciembre se comprometió a solucionarlo en 72 horas, pero solo fue un amague.

 

Si se cayeran los postes, el riesgo de explosión sería grande y de las 300 familias que somos, alguien podría electrocutarse. Además, quedaríamos sin luz 200 viviendas, incluida la escuela. Cualquier viento o tormenta podría tirar el tendido eléctrico al barro, que debería ser asfalto.

 

Nuestra mejor forma para salir de abajo es que dejen de gambetear.
¡Y que recojan los guantes!

Relacionadas

Justicia
6 diciembre, 2022

CHATS: REFLEXIONES URGENTES

DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
3 diciembre, 2022

«ORGULLOSOS DE LA SCALONETA»