26 febrero, 2020
,

La buena educación

 

Suena irónico decir que volvemos a clase cuando muchas pibas y pibes quedamos fuera del sistema educativo por no tener los útiles, porque no alcanza ni para el colectivo, porque no podemos comprar los guardapolvos, porque no hubo forma de comer ayer o porque siquiera tenemos zapatillas. Y si hubiésemos podido conseguir todo eso, habría que esperar el milagro de tener vacante. Lo más curioso, por no decir triste, es que nos tildan de vagos sin entender el esfuerzo que hacemos para sostener los estudios, aunque muchas veces tengamos que dejar todo para trabajar…


¿Podemos hablar de educación pública y gratuita cuando hay pibas y pibes que no tenemos con qué anotar o cómo llegar al colegio? Donde el Estado no llega, se organiza el pueblo. En todas las provincias del país estamos juntando donaciones de mochilas, cartucheras, lápices negros y de colores, biromes, gomas, sacapuntas, reglas, corrector, cuadernos tapa dura y blanda, carpetas N°3, hojas de carpeta rayadas y cuadriculadas.


Sumá tu colaboración en cualquier parte del país, ¡todos los esfuerzos son útiles!
Escribinos a colectivolapoderosa@gmail.com

Relacionadas

Justicia
6 diciembre, 2022

CHATS: REFLEXIONES URGENTES

DÍA DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD
3 diciembre, 2022

«ORGULLOSOS DE LA SCALONETA»