8 marzo, 2020
,

El futuro cabe en una casa


 

Nos necesitamos. Nos tenemos. Y así, juntas, conformamos esta resistencia organizada que da respuestas, ante un Estado ausente y patriarcal. Un año atrás, empezamos a soñar este espacio, planificarlo, imaginarlo, hasta que lo edificamos.

 

Y seguimos acá, otro 8M en cada barriada. De pie, aguantando, sosteniendo, construyendo, creciendo desde cada empoderamiento. Ayer mismo se reflejaba en la fuerza de 119 compañeras santiagueñas sobrevivientes de distintos infiernos, que después de encontrarnos contandonos todo lo sufrido, levantamos el puño celebrando junto a todo el barrio un logro que no debería haber sido necesario.

 

Inauguramos un refugio, levantamos una trinchera, una red de cuidado, de atención, de encuentro. Una Casa de las Mujeres y las Disidencias con espacios de educación popular, cooperativas que nos abren el camino de la independencia, porque así como pusimos cada ladrillo acá, salvamos vidas en cada rincón de nuestro barrio. De eso se trata, abrazarnos para cambiar cada realidad, luchando contra la violencia patriarcal con acciones concretas y ninguna zaraza…

 

Compañeras, compañeres… Dejen el miedo afuera: ¡las esperamos en casa!

Relacionadas

Conversatorio
22 septiembre, 2022

FORO POR UNA NUEVA POLÍTICA DE DROGAS

21 septiembre, 2022

Día de la primavera