14 abril, 2020
,

Nuestra chinita

 

Tenía once años. Sabina Garnica soñaba con alfabetizar a su mamá y a su papá; la cámara de fotos había captado su almita. Su familia es boliviana, de sangre plurinacional y llevan la resistencia ancestral en sus raíces. Una tarde de domingo, hace exactamente un año, nos atragantamos de terror buscándola desesperadamente cuando había salido a comprar ají. Nos comió el dolor cuando la encontramos. La violencia machista nos había arrebatado del corazón a nuestra compañerita riojana.

 

Seguiremos gritando como ayer y hoy; en quechua y castellano, porque es la fuerza de nuestra garganta y la sonrisa que nos ilumina.

¡Parlana Sabina manta!
¡Hablemos de Sabina!

Relacionadas

Fumigaciones
27 junio, 2022

«YO TRABAJO CON LA TIZA, NO CON EL VENENO»

Masacre de avellaneda
26 junio, 2022

JUNIO ARDE ROJO

MASACRE DE AVELLANEDA
26 junio, 2022

MAXI Y DARÍO PRESENTES