25 mayo, 2020
,

Cuidar a quienes nos cuidan

 

Con la solidaridad flameando por los aires de las villas, esquivando los tendidos eléctricos precarios y sobrevolando las filas de los espacios alimentarios, una olla es revuelta con la fuerza del compañerismo, que también golpea las puertas de las casas para alcanzar la vianda y los medicamentos a quienes más necesitan. Ante la falta de agua y los frecuentes cortes de luz, suena el himno de las barriadas, el grito de abajo: ¡Dignidad, dignidad, dignidad!

 

En la patria baja no tenemos feriado y conmemoramos diariamente la historia que nos trajo hasta acá, reivindicando las manos de las y los vecinos que siempre sostuvimos las redes de contención que nos salvan todos los días, fundamentalmente durante esta pandemia que expone la desigualdad estructural y reafirma la humanidad que nos compone. Por eso es vital cuidar a quienes nos cuidan y buscar alternativas para protegernos colectivamente en una crisis de esta magnitud.

 

Al gran pueblo villero, ¡salud!

 

Relacionadas

Fumigaciones
27 junio, 2022

«YO TRABAJO CON LA TIZA, NO CON EL VENENO»

Masacre de avellaneda
26 junio, 2022

JUNIO ARDE ROJO

MASACRE DE AVELLANEDA
26 junio, 2022

MAXI Y DARÍO PRESENTES