10 mayo, 2020
, Dengue

La picadura de la desigualdad

¿Que características tiene este mosquito?

 

El Coronavirus pegando de lleno en las villas trae las peores consecuencias. Muchas vecinas y vecinos somos población de riesgo, incluso antes de los 65 años, y más aún cuando no tenemos agua para lavarnos las manos ni para beber. Sin embargo, antes de que llegue el Covid-19 a las barriadas populares, el cuadro febril por dengue ya venía siendo uno de los principales motivos de consulta en los Centro de Salud.

 

El dengue genera un terrible dolor en todo el cuerpo que hay que aguantar, porque no se puede curar. Pero sí se puede prevenir. Y lo sabemos porque ya lo vivimos en el año 2016. En el norte y el centro de nuestro país se presenta la mayor cantidad de casos; principalmente en provincias como Misiones, Jujuy y La Rioja, y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

¿Cuándo estar alertas?

 

En lo que va del año, hasta el 2 de mayo se confirmaron casi 6500 casos en la Capital Federal. ¿Los barrios más afectados? Los del sur de la ciudad. En Flores se registraron 1497 casos, en Villa Lugano 764, Barracas 649 y Villa Soldati 344. Exactamente los mismos barrios que en el anterior brote de dengue, hace 4 años.

 

Más del 50% del total de los casos de dengue de la Ciudad de Buenos Aires suceden en barrios empobrecidos.

 

En la comuna 8 (Villa Lugano, Villa Soldati, Villa Riachuelo) cada 100.000 habitantes hay 517 con dengue, 30 veces más que en la comuna 2 (Recoleta), una de las más ricas de la ciudad. Cabe aclarar que Flores es el barrio de Capital más afectado por dengue y el segundo por Coronavirus despues de Retiro. No es casualidad, es que para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la urbanización es un eslogan, pero no una prioridad.

 

¿Sabías que lo podemos prevenir?

 

Está claro que hay una correlación fuerte entre casos de dengue y vulnerabilidad habitacional. Las calles sin asfaltar, la basura sin recolectar, la falta de acceso al agua corriente que tenemos que almacenar diariamente en baldes y los estanques que se forman por los escombros de las casas demolidas; el ambiente ideal para que el mosquito sobreviva mucho más. Lo peor es que contra lo que podría creerse, no es algo que vaya a terminar ya, porque según el Grupo de Estudio de Mosquitos (GEM) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, el Aedes aegypti (mosquito que transmite el dengue) también se adapta al frío.

 

Según la Organización Mundial de la Salud, el dengue junto con otras afecciones, integran el grupo de “enfermedades tropicales desatendidas”. Enfermedades que afectan principalmente a las poblaciones más pobres del mundo y hasta que no lleguen políticas públicas acertadas seguirán existiendo.

 

* Fuente: Boletín Epidemiológico Semanal 08/05/20, Ministerio de Salud de G.C.A.B.A.

Relacionadas

FURIA TRAVA
25 septiembre, 2020

LA SONRISA DE COTY

LOS CORTADEROS
22 septiembre, 2020

UNA CASITA QUE REBALSA SUEÑOS

JUSTICIA POR JUAN CARLOS
22 septiembre, 2020

ESTAMOS DESTRUIDOS