27 septiembre, 2020
, MAYOR BURATOVICH

BASTA DE IMPUNIDAD PARA LA BONAERENSE

Violencia Policial en Mayor Buratovich

Larisa Müller vive en Mayor Buratovich, en Villarino, donde vieron por última vez con vida a Facundo Astudillo Castro. El 21 de septiembre, llegó a su casa rengueando en silencio y fue directo a acostarse; estaba muy confundida, con moretones en todo el cuerpo y consternada por una noche de muchas pesadillas, como narró su mamá, Luciana Jiménez: “Mi hija no llegaba la noche anterior y empecé a buscarla por todos lados, hasta que me dijeron que la vieron mientras la subían a un patrullero. La fajaron y la arrastraron a un móvil. Cuando llegué a la Comisaría de Mayor Buratovich, nadie me contó por qué estaba demorada. Hasta que les dije que si no me explicaban iba a llamar a los abogados del caso de Facundo».

Larisa es una joven de 20 años que sobrevivió por doce horas a todo tipo de maltratos de la Policía Bonaerense. Se la llevaron porque cuando quiso volver a su casa, se confundió e intentó entrar a una vivienda del vecindario. El argumento policial es que “quiso robar”, por eso la metieron a un calabozo y la golpearon salvajemente: “No me dejaban comunicarme con ella y entonces grité: ‘Larisa, ¿estás bien?’. Me respondió desde el fondo: ‘No sé, ma, no me dejan ir al baño’”. Esa misma noche, Luciana le dejó un paquete con galletitas y ropa para que se cambie, pero nunca se lo dieron: “Cuando finalmente la llevaron al baño fue de los pelos y puteándola”. Al día siguiente, después del mediodía, la liberaron como si nada. Llegó caminando a su casa y después de descansar su mamá notó el espanto: “Cuando miré el cuerpo de mi hija, me generó mucha rabia; me ofusqué por cómo me la devolvieron. Machucones, golpes por todas partes, chichones en la cabeza y mechones de pelo que se le caían”.

Hasta hoy continúan el dolor físico y psicológico; mientras tanto, las Fuerzas de Seguridad siguen amedrentando a sus amigos, lo cual preocupa a su madre: “Son citados con falsas notificaciones para declarar, les piden testimonios muy largos a sus amigos para encontrar algo, los amenazan porque quieren cubrirse las espaldas y si no se presentan o no hablan, los arrestan durante horas. Yo no pienso callarme. Por mi seguridad y la de mi familia lo hice público, porque si la llegan a volver a encontrar en la calle, no sé qué harán con ella”.

La impunidad llena de tristeza a Luciana, quien nos contó que en Villarino hacer una denuncia es como “agarrar el papel y enterrarlo bajo tierra”. La atmósfera del pueblo es de miedo; por eso cuesta que la gente hable y repudie los casos de represión estatal: «Yo ya no creo en la Justicia de este país, perdí la esperanza. A la mayoría de los jóvenes que han metido a un calabozo les pegaron tremenda garroteada, lamentablemente es común. La Policía actúa mafiosamente en nuestro pueblo”, se indignó la madre de esta nueva víctima de la falta de control a las Fuerzas de Seguridad. Y cerró con un grito desesperante: “Se necesita justicia. Si la Bonaerense no tiene un freno, seguirá abusando de nuestros pibes”.

Relacionadas

Día del Orgullo
28 junio, 2022

ESTE ORGULLO QUE NO SE QUITA

Fumigaciones
27 junio, 2022

«YO TRABAJO CON LA TIZA, NO CON EL VENENO»

Masacre de avellaneda
26 junio, 2022

JUNIO ARDE ROJO