23 septiembre, 2020
, CECILIA BASALDÚA

LOS ASESINOS DE MI HIJA CAMINAN POR CAPILLA DEL MONTE

cecilia basaldúa cba

Cecilia Basaldúa era una piba muy curiosa, viajaba desde los 17 años y tenía un amor inconmensurable por la naturaleza. En marzo de este año se alojó en el patio de la casa de Mario Mainardi, en la localidad de Capilla del Monte, provincia de Córdoba. El 5 de abril su familia dejó de tener noticias de ella y Mainardi fue quien, tres días después, dio aviso de la ausencia de Cecilia a las autoridades policiales. La desesperación la relató su papá Daniel Basaldúa, que el 25 de abril, cuando la encontraron sin vida, se dio cuenta de que “la Policía pedía cosas de Cecilia, pruebas para la investigación, pero no las tenían en cuenta, las desestimaban”.

Cuatro meses después, el 22 de agosto, apareció un audio de WhatsApp en el cual una testigo que habría estado con Cecilia en la noche de su desaparición implicó de manera explícita a Mario Mainardi y dos agentes policiales a quienes dice que vio atando y golpeando a la joven. Posteriormente reconoció a los dos policías cuando intentó denunciar estos hechos. Y hoy Daniel lo vomita con un profundo dolor en el pecho: “La Fiscalía fue por otro lado; tan así que, en el expediente judicial, el perfil psicológico de mi hija está basado en la declaración de Mainardi y dice que tenía problemas mentales. Me parece lamentable la imagen que dejaron de ella en este proceso”.

Pero la angustia y la impunidad siguieron asomando: esta semana, el resultado de la prueba de ADN dio negativo para Lucas Bustos, único imputado de la causa. Y para la familia ni para ella existe justicia: “Tenían que investigar a Mainardi y no nos prestaron atención. No hay duda de la complicidad judicial que hay”. Pasaron cinco meses y existe un detenido con pruebas de ADN negativas, un sospechoso principal libre y todo el caso manejado por una Fiscalía que no acompaña a la familia. El encubrimiento continúa, pero el papá, como tantas personas, exige una condena para su verdadero femicida: «Yo lo dije siempre, los asesinos de mi hija caminan por Capilla del Monte”.

Todo el proceso de investigación y judicialización está parado. Vamos a gritar con las pibas y su familia; para que la Justicia patriarcal diga qué pasó con Cecilia.

Relacionadas

CÓRDOBA
17 octubre, 2020

SIN DERECHOS, NO HAY SALUD MENTAL

INCENDIOS
27 septiembre, 2020

CÓRDOBA ARDE

LOS CORTADEROS
22 septiembre, 2020

UNA CASITA QUE REBALSA SUEÑOS