1 diciembre, 2020
, Aborto

NECESITAMOS ESTA LEY YA

Aborto

* Por Gabriela Ramos, vecina de la Villa 31, sobreviviente de un aborto clandestino.

Hoy empieza el camino para que se vote en Diputados la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y la verdad es que me genera mucha emoción y ansiedad. Para nuestros barrios y para las villeras, estos debates significan muchísimo: en las villas se practican los abortos clandestinos y somos nosotras las que arriesgamos nuestras vidas. En el barrio falta mucha información, nos faltan los recursos y la Educación Sexual Integral resulta fundamental; pero sí sabemos que a la hora de abortar te puede ir muy mal.

Hace 7 años quedé embarazada de mi cuarta hija; y no fue deseado. Yo sufría violencia de género por parte del papá de ella. Él no sólo me pegaba, sino que también me pateaba la panza. Cuando fui a la ginecóloga porque tenía un retraso, me dijo que estaba de tres meses y medio. Apenas me enteré, no paraba de llorar. Lloraba desesperada volviendo a mi casa porque ya tenía tres hijos y sufría violencia, hasta que hablé con una amiga que me aconsejó a dónde ir. El lugar al que fui a practicarme un aborto, en mi barrio, era una casa de familia: una planta baja que tenía una reja por la que entraba a un pasillito donde estaba la puerta a la pieza. La habitación era chiquita; tenía la camilla, una silla y nada más.

Me acosté, me pusieron las pastillas abajo y después me prepararon unas medicaciones caseras: me dieron tres botellas plásticas con muchos yuyos y me dijeron que lo tomara “hasta que lo largue” sin consumir más nada. Llegué a mi casa de vuelta y me recosté en mi cama con las piernas arriba contra la pared. Así estuve una semana, pero cada vez me sentía peor; entonces volví a ir y regresé pronto a mi casa porque me dijeron que era normal. Cuando ya habían pasado 2 semanas, estaba muy pálida, muy flaca y había perdido mucho peso por no comer nada. Me sentía muy mal y decidí caminar 15 cuadras para tomarme un colectivo hacia el hospital: cada vez que frenaba me hacía muy mal, sentía que algo me bajaba y volvía a subir.

Al llegar me preguntaron qué había pasado y yo les decía que tenía muchos dolores. Al principio negaba haber hecho algo hasta que me pidieron que no les mintiera; me empezaron a revisar, me metieron mano y terminé diciéndoles que me había hecho un aborto. Los médicos me decían que era ilegal, que eso no lo podía hacer, que ellos podían llamar a la policía para llevarme detenida porque era como quitarle la vida a una persona: me dijeron que era un homicidio. Todas esas cosas fueron tan fuertes que me quedé traumada. Mi hija finalmente nació, aunque cuando me hacía los controles, me advertían que iban a revisar que los realizara; estuve muy asustada y no se lo podía contar a nadie; con el tiempo empecé a decirlo y terminaba siendo juzgada o mal mirada.

Para que la maternidad sea realmente nuestra decisión, necesitamos esta ley ya: no queremos ni una menos por abortos clandestinos.

Relacionadas

La Plata
21 enero, 2021

UN CÓDIGO DE INCONVIVENCIA

Estados Unidos
20 enero, 2021

¿UN DISCURSO DE RECONCILIACIÓN?

Campo de Mayo
19 enero, 2021

EL VUELO DE LA VERDAD