11 marzo, 2021
, Coronavirus

LOS ANTICUERPOS EN CASA

Nacho Coronavirus

* Por Nacho Levy.

Anduve sudando Covid, hasta recién.
Yo también.

Y ahora que nos dieron el alta, no tan alta, parece que no se lleva el bajón, sólo se acaban los días sin sol, las noches sin luna, la tele sin visión, para volver a este otro aislamiento que ni asusta, una especie de sometimiento al respirador de los me gusta. Ya negativo, entre demasiados muertos, algunos vivos y tantos pero tantos desapercibidos, hoy quería volver a no poner la jeta, para volver a no gritar, desde otra casa de Zavaleta que tampoco tiene vista al mar, un pedazo de suelo sin siquiera vista al cielo, ni vista a la paz, ni vista a la vista de casi nadie más. No, no existen, «los problemas de los demás». ¿Y si todo se volvió siniestro?

Problema nuestro.

No faltan guiños para los amigos, ni fotitos para la tribuna, donde no llegan testigos, no llega el agua ni la vacuna. A mí por suerte ya se me fueron casi todos los síntomas que se llevaron al Negro a otra dimensión. Sólo me quedó el asco que traen la impotencia y la represión, la prepotencia de quienes cargan severos trastornos del corazón: Larreta estornudando vacunatorios, sus operadores improvisando laboratorios, un despacho presidencial con muy poquita señal, Stornelli hisopado por el poder Judicial, Bullrich vomitando Derechos Humanos, Insfrán lavándose las manos y millones de pulmones fumándose un humo fulminante, mientras la antipolítica más recalcitrante nos clava el ego como una flecha, que nos arruina la cabeza…

El juego a la derecha termina en la línea de la pobreza.

Ya no están escondidas en sueños, están muy bien vestidas las prioridades y nos reparten sus salvavidas, los dueños de las verdades. ¿Se acuerdan de Ramona? ¿Y de las Ramonas que nadie recuerda? ¿Y de las que todavía caminan sobre la cuerda, sin ese salario que venían «evaluando»? Siguen gritando, las beneficiarias de las «desgracias». ¿Ley Ramona? Bien, gracias. ¿Y alguna medida de verdad, en consonancia con la «esencialidad» de las cocineras comunitarias? Sus vacunas son prioritarias, diga lo que diga el enemigo, el fuego amigo, la opo, la corpo, la gilada o la prensa.

Y si no tenemos nada,
tengamos vergüenza.

Relacionadas

24 DE MARZO
24 marzo, 2021

«CARTA ABIERTA DE MADRE A MADRE»

24 DE MARZO
24 marzo, 2021

45 AÑOS PRESENTES, 45 GRITOS URGENTES