15 marzo, 2021
, Santa Cruz

NADA (AL) PERSONAL

En Río Gallegos, Santa Cruz, el cansancio físico y mental se perpetúa por la precarización: no hay voluntad que aguante frente a la inestabilidad laboral, los contratos como monotributistas, las extensas jornadas laborales, los turnos dobles, las horas extras impagas y el sueldo mínimo que no rasguña la canasta básica. Así pasó todo el 2020 y este año la situación no cambió. Ante la falta de respuestas, hace 11 días hay una toma pacífica en el Ministerio de Salud y Ambiente.

Marta Morales, enfermera del Hospital Regional de Río Gallegos, sufre el desfinanciamiento del sistema sanitario provincial y cuenta el destrato que padecen: “Atravesamos un año de pandemia con una sobrecarga laboral y con todas las complejidades que trajo. Aun así, dimos lo mejor, por eso hubo muchas personas que hacían más guardias, más jornadas, muchas horas extras; pero nada fue retribuido en el salario de los compañeros”. Es imposible conservar la buena salud en estas condiciones, cuando la sobredemanda ahoga a la provincia que registró 38.587 casos positivos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia y 606 fallecidos, de los cuales casi la mitad fueron en la capital. Mientras la precariedad merodea la región, Marta analiza que cada vez se hace más cuesta arriba: “Nos quieren cambiar la forma de planificación de las jornadas laborales; nos quieren imponer una carga horaria efectiva de lunes a lunes, con 18 guardias al mes de 8 horas cada una, ¡sin pagarnos los sábados, domingos y feriados!”.

El Hospital Regional de Río Gallegos es el único de toda la localidad y debe velar por la seguridad de más de 120 mil personas. Claudia García, trabajadora del Hospital Regional, lleva 14 años laburando en el mismo lugar y cuenta cómo se la rebuscan para sobrevivir al mes: “Acá hay alrededor de 280 personas trabajando, contando todo el personal, y hay unos 30 que son monotributistas. Incluso hay compañeros que sólo cobran 25 mil pesos por mes y trabajan 6 horas de lunes a lunes”. Mientras se lleva adelante la paritaria provincial, ya sin esperanzas, Claudia no ve más remedio que gritar contra tanta desatención: “Uno de los pedidos concretos es para que no exploten a nuestros compañeros, porque deben hacer turnos de 12, 14 o 16 horas en muchos casos y con un salario miserable, ¡es inhumano!”.

La precarización también se cobra vidas, más tarde o más temprano.

Relacionadas

Día del Orgullo
28 junio, 2022

ESTE ORGULLO QUE NO SE QUITA

Fumigaciones
27 junio, 2022

«YO TRABAJO CON LA TIZA, NO CON EL VENENO»

Masacre de avellaneda
26 junio, 2022

JUNIO ARDE ROJO