2 noviembre, 2021
, Gatillo Facil

«ESPERO QUE MI SALUDO LLEGUE AL CIELO»

* Por Soledad Paredes, madre de Joaquín Paredes, víctima de gatillo fácil.
Hoy, mi hijo Joaco estaría cumpliendo sus 17 años, pero ya no está junto a mí para celebrarlo. Hace un año, la Policía le quitó la vida de una manera muy cruel. Tenía toda la vida por delante, con sueños y metas por cumplir. Era un chico sonriente, amaba el fútbol, los pájaros, la vida. Vivía con sus abuelos en la localidad de Paso Viejo, en Córdoba, y una de las cosas que más disfrutaba era andar en bici, siempre se lo veía feliz por su barrio.
La noche del 24 de octubre del 2020, Joaquín estaba en la casa de un amigo, y se fueron a festejar un cumpleaños detrás de la radio comunal. A los pocos minutos de haber llegado, dos patrulleros encerraron a los chicos, los policías bajaron de los móviles insultando y disparando de una forma desmedida, y mataron a mi hijo. Ese día se fue una parte de mi vida. La Policía se fue sin asistirlo y cuando sus amigos fueron al destacamento policial, los recibieron con balazos: esa noche dispararon 112 balas contra adolescentes. No tiene explicación que la Policía haya actuado así, podría haber sido una masacre.
En la causa están implicados cinco efectivos; sólo uno de ellos estaba imputado por el homicidio, pero gracias a nuestra lucha logramos que se cambie a “homicidio doblemente agravado y tentativa de homicidio”. Los policías presos son Maykel López y Enzo Alvarado; llamativamente, tres están libres bajo fianza: Ronald Fernández Aliendro, Jorge Gómez e Iván Luna, a pesar de que tienen la misma carátula…
Seguimos de pie, firmes, pero tenemos miedo. Mi tío y mi papá fueron amenazados por familiares de Alvarado: les dijeron que los iban a matar si no salía de la cárcel. Queremos justicia por Joaquín y por cada víctima asesinada a manos de las Fuerzas de Seguridad.
Hoy tengo que mirar al cielo, buscar en la estrella que brille más y decirle: “Feliz cumple mi negro, te extraño mucho. Hoy no estás presente, pero te recuerdo a cada instante. ¡Te amaré por siempre, Joaco!”.

Relacionadas

Generación Villera
5 diciembre, 2021

Otro grito que se multiplica, por abajo

Generación Villera
4 diciembre, 2021

¿POR QUÉ GRITAMOS?

IRSA
3 diciembre, 2021

LA CIUDAD DE LA PRIVATIZACIÓN