3 febrero, 2022
, CONSUMO PROBLEMÁTICO

NOS ENVENENAN HACE RATO

* Por Nelson Santacruz, garganta poderosa de la Villa 21-24.

¿Ahora? Ahora se dedican a apuntar al Barrio Puerta 8, en el conurbano bonaerense, como la cuna de la cocaína adulterada. En 24 horas hay nombres, pasillos y la foto de una persona marrón tatuada, la del primer perejil, con bombos y platillos. De repente la Policía sabía dónde buscar y la Justicia recordó algunas direcciones en su agenda de dealers. Pero tranca, están exponiendo a las familias y a los niños con absoluta impunidad. ¿Después? Lo de siempre. Cagan a placas a nuestra miseria, se masturban con el trending topic y le dan una patada a nuestra realidad para que todo siga igual de bien, ¡total naturalidad! Dentro de un par de meses, en esa villa, no habrá pasado nada.

A pesar de haber perdido hace rato la «guerra contra el narcotráfico» y la capacidad de eliminar la pobreza, el consumo nos cachetea peor a quienes crecimos bajo las chapas de la violencia. Vi pibes morir en los pasillos y tantos que, por el menudeo, fueron usados con conciencia para ir presos en nombre de los responsables. Me cruzo con zombies seguido en el apocalipsis de la posverdad. Vemos que, la Sedronar con lo poco que hace, no da abasto. Y las organizaciones no somos acompañadas con recursos para contener a la juventud. La salud mental no es prioridad en las villas. Y cuando no tenés baño, ni techo, ni comida, ni agua, ni luz, ni abrigo, ni útiles escolares, ni curitas, ni zapatillas… la posta es que la autodestrucción se vuelve más atractiva. O tal vez la única vía.

Acá abajo somos víctimas directas e indirectas del narcotráfico: es un Estado aparte. Ante los ojos de los gobiernos, que no saben qué hacer para seguir sosteniendo su discurso antidrogas, nos envenenan hace rato. Si no laburan estructuralmente el problema, no queda otra que sospechar una intrínseca complicidad. Escribo sin esperanza, pero con la confianza puesta en quienes realmente militamos en los barrios con lo que tenemos. Sabemos bien a qué y a quiénes se privilegia. La duda es, después de todo esto, para el Estado y la historia: ¿cuál va a ser la estrategia?

Relacionadas

Narcotrafico
23 junio, 2022

Hablemos de narcotráfico

Poesía de Barro
19 junio, 2022

ÁNGEL NEGRO