26 septiembre, 2022
, Economía

SALTA, LA DESABASTECIDA

En Salta, tuvimos que cerrar dos comedores por falta de mercadería: 693 personas se quedaron sin su plato de comida diario, 300 de ellas niñas y niños. Los comedores Peques Poderosos, de barrio Balneario, y La Ranchada, de barrio Solidaridad, se vieron obligados a cerrar sus puertas, a pesar de los esfuerzos de sus trabajadoras. Estos cierres no hacen más que agravar el hambre, en un contexto en el que la Canasta Básica Alimentaria supera los $55.000.

Desde el gobierno municipal nos soltaron la mano. No brindan ningún tipo de ayuda ni respuesta, y con este panorama ya no damos abasto. Bettina Romero, intendenta de la Ciudad de Salta, sigue sin atendernos: hace tres meses estamos insistiendo para concretar una reunión y desde su entorno nos dicen que “está ocupada trabajando por el bienestar de las y los vecinos”. Si es así, ¿cómo puede ser que desconozca a las 693 personas que se quedaron sin la comida principal del día?

A esta altura, ya no sabemos cómo lo tenemos que decir, ¡sin comer no se puede vivir!

Relacionadas

11 junio, 2024

¡EL AGUA ES UN DERECHO!

16 febrero, 2024

COMEDORES EN CRISIS

8 febrero, 2024

LA NEGRA EN JUGO DE LIMÓN