22 noviembre, 2022
, Mundial

¡Y DALE ALEGRÍA A MI CORAZÓN!

Abrimos los ojitos y sabemos que no es un día cualquiera. Madrugamos porque el laburo no cede y hay que ganarse el plato de comida. Pero no deja de sonar esa canción en nuestra cabeza. ¡Nos volvimos a ilusionar!

Colgamos el banderín en el kiosquito, preparamos las cábalas en la obra y ensayamos los rezos antes de prender la tele. No me pidas que no vuelva a intentar.

El pasillo de la villa, todo celeste y blanco, parece eternizado. En este pedacito del tiempo, nuestro niño de Fiorito, nuestros goles infinitos, los campeonatos jamás escritos y todos, todos, todos, todos los gritos, ya están agolpados en el corazón.

Ay, ¿cómo explicarte esta sensación?

Relacionadas

29 junio, 2024

¡VIVA LA TRIBU VIVA!

11 junio, 2024

¡EL AGUA ES UN DERECHO!

16 febrero, 2024

COMEDORES EN CRISIS