7 diciembre, 2022
, Abuso en las Infancias

JUSTICIA POR ARCOÍRIS

La Justicia ordenó trasladar a Arcoiris desde Buenos Aires a la provincia de La Rioja. De cumplirse la orden dictada por la jueza Ana Carla Menem, la niña de 6 años quedaría revinculada con el progenitor y su entorno, entre quienes está su abuelo, denunciado por agresiones sexuales contra la niña.

Delfina, mamá de Arcoiris, denuncia que la medida es totalmente ilegal: “En abril, la jueza ordenó que mi hija sea entregada a su progenitor. Tuvimos que resguardarnos y presentamos recursos jurídicos que generan efecto suspensivo, es decir, no se puede llevar a cabo la orden. Pero ella quiere avanzar con la misma».

El pasado 28 de noviembre ordenaron la búsqueda de la niña y su traslado: «Ahora también me privan de responsabilidad parental, me asignan una multa y me imputan por impedimento de contacto”.

Desde «Justicia por Arcoíris» no van a permitir que la orden se ejecute: «La jueza ya envió las disposiciones a la Policía Federal, Gendarmería, Policía de la Ciudad de Buenos Aires y Ministerio de Seguridad. Frente a esto, presentamos un hábeas corpus para que no puedan llevársela. Además, enviamos e-mails a todas las Policías y al Ministerio, explicando la ilegalidad del procedimiento y adjuntando toda la documentación».

«La investigación solo se basa en informes del Asesor de Menores, Pablo Cubillo, a los cuales no nos dejan acceder. Ese señor es quien ha torturado a mi hija. Tengo una grabación dónde él le mentía y le decía que si no se iba con su progenitor o si no quería vivir con él, no lo iba a ver más y se iba a enojar. De hecho, en un momento Arcoiris le cuenta sobre el abuso y él le dice que no estaba ahí para hablar de eso. La postura que ha tomado la Justicia es el encubrimiento al abusador».

«La Justicia no protege sus derechos, no piensa en lo que genera en ella. El abuso sexual es tortura. La niña habló, lo confirman la psicóloga, pericias e informes médicos. No quieren escuchar».

Relacionadas

LATINOAMÉRICA
20 enero, 2023

FASCISMO NUNCA MÁS

19 enero, 2023

¿Y LA LEY DE TALLES?