27 noviembre, 2016
,

A la utopía, por el camino de Sirga

Letras de Jessica y fotos de Illeana, comunicadoras de la Asamblea Poderosa de la Villa 21-24

 

Las voces vecinales se unieron ayer, sin importar las distancias ni el mal clima, en la Escuela 12 de la Villa 21-24 de Barracas. Compañeros de los barrios Pueblito, Villa 26, Complejo San Francisco, Luzuriaga, Complejo Mugica, Magaldi, Complejo Castañares, Villa Lamadrid y muchos otros, nos organizamos para exigir de nuevo una vivienda digna. Es que la Causa Mendoza, que condenó al gobierno de la ciudad a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la cuenca, ya lleva ocho años y las escasas relocalizaciones han demostrado la inoperancia y negligencia de las autoridades. Por otro lado, somos miles los que todavía gritamos porque se cumpla la ley 5.172 que se desprende de la causa, y trasladen a los afectados por la contaminación, por el plomo en sangre, el dengue y tantas otras cosas que nos están matando.

 

 

Entre los niños corriendo, un par de empanadas y un rico debate los vecinos nos organizamos para movilizarnos el 30 de noviembre a las 10 de la mañana para cachetear con nuestras pancartas y reclamos a la Audiencia Pública que se llevará a cabo en Talcahuano 550, ante los ojos de Tribunales. Por eso, unos 100 vecinos y representantes de organizaciones compañeras propusimos formas y motivos de lucha: relocalización inmediata, vacantes escolares en los complejos, viviendas seguras y atención sanitaria cercana. Si en la Corte no nos dieron espacio, nosotros inventamos un lugar: ¡La calle es nuestra para reclamar!

 

“Cuando el miércoles se vaya a escuchar las distintas posiciones, los vecinos curiosamente no van a tener un lugar dentro del proceso que debería velar por sus vidas. Es una situación inadmisible: las propias víctimas no tendrán una voz sobre lo que está pasando con la causa. A la invisibilización que ya sufren los barrios populares en la vida cotidiana se le suma una invisibilización judicial”, explicó Agustín de la Defensoría General de la Ciudad. Y agrega: “Lo que pactó el reglamento  de la Corte para la audiencia es que van a tener un intervención la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) por media hora, después el gobierno nacional, el de la ciudad y el provincial, con 20 minutos cada uno y, por último, por 20 minutos va a hablar el cuerpo colegiado, que es un organismo de control ciudadano, y la Auditoría General de la Nación. No se van a escuchar a las dos campanas”.

Sumemos: el oficialismo contará con una hora y media para decir que todo marcha perfectamente bien, mientras la voz del barrio no va a ser representada. Es por eso que el cuerpo de delegados va a presentar un escrito judicial informando lo que realmente está pasando en las villas. Sin embargo, entendemos que eso no es suficiente y por eso nos reunimos en la fecha para movilizarnos.

“El poder judicial también es parte del Estado, y de una manera inconstitucional nos hace a un lado. Ellos han violado todos nuestros derechos sistemáticamente. A la ciudad la gobierna el mismo color político hace 8 años, y nosotros los vecinos éramos la mortadela del medio de los quilombos políticos. A pesar de todas esas situaciones, los vecinos de la Sirga con el enorme acompañamiento de todas las organizaciones sociales, conseguimos la ley 5172, para la construcción de viviendas y relocalización de los vecinos», dijo Mario, delegado de la Villa 21-24. Y agregó, angustiado: «Las autoridades son unos mentirosos seriales: el Instituto de la Vivienda de la Ciudad siempre tuvo una mirada de mierda para con nosotros porque esto tendría que haber terminado en enero del 2013”.

 

Nancy, del Complejo Castañares, también contó que “hace tres años entregaron las primeras viviendas y hoy hay una torre en peligro de derrumbe. Hay muchos desperfectos, y dicen que no hay presupuesto. Por eso es importante movilizarnos: para que solucionen los problemas de los complejos ya ‘terminados’, y apoyar a los compañeros que aun piden su vivienda”. Sin titubear, Villa Lamadrid se hizo presente en la voz de Teresa quien expresó que “la situación en la que vivimos es catastrófica. Que te vengan a sacar de tu vivienda, que te costó toda una vida construir, es triste, doloroso y muy angustiante. Por eso tenemos que estar en Tribunales, porque tenemos derecho a ser escuchados”.

 

Germán, de Pueblito, agregó su reclamo: “Se trasladó a la mitad de la villa, y los demás nos quedamos ahí con la promesa de urbanización y mejora. Con el tiempo, comenzábamos a tener promesas de agua, de iluminación y temas sanitarios. En este momento, la gente está viviendo en medio de la cloaca básicamente y no es exageración. La iluminación la estamos haciendo nosotros mismos. Y, obviamente, no estamos incluidos en la ciudad, somos una zona roja”. Y agregó que «es el momento de decirles que se hagan cargo”.

 

Mirna del asentamiento Agustín Magaldi nos comentó su experiencia: “Magaldi supuestamente ya está urbanizada. La ley 54.086 ya está aplicada y se oficializó el 20 de enero del 2016, pero todavía no tenemos respuesta del organismo oficial. No tenemos cloacas, el agua está en un mal estado y hace poco nos pusieron la luz. Hay viviendas que refaccionar y chicos que tienen plomo en sangre. Por todos los barrios es importante marchar, por los derechos. Tenemos que unirnos porque no nos escuchan, somos personas y nos están tratando como cosas. Hicieron viviendas descartables y eso indigna”.

El doctor Gustavo Moreno, por su parte, indicó que es importante presentarse el miércoles que viene porque “esto es un desalojo forzoso de los vecinos que no decidieron irse sino que la corte pidió que se vayan para mejorar su situación, pero deben mejorarla en serio. Si los chicos tienen plomo en sangre, necesariamente tienen que ir a  lugares con viviendas dignas, no como los que fueron a Padre Mujica que es un desastre, por eso los vecinos deben ser escuchados. ¿Cuándo vino un ministro de la corte al barrio? ¿Cuándo vino el propio defensor federal de esta causa al barrio? Nunca.”

 

Finalmente, en la reunión contamos con la presencia de Eduardo Reese del CELS, quien invitó a todos los vecinos y organizaciones compañeras: “El día 30 hay que estar todos movilizados porque es la audiencia que la Corte llamó para ver cuál es la situación actual en la cuenca Matanza-Riachuelo y poder tomar determinaciones a futuro de cómo seguir. Por lo tanto, hay que incidir e influir en las decisiones que la Corte quiere tomar respecto a cómo siguen las políticas, que casi no han empezado, en el Riachuelo. Nosotros somos parte del cuerpo colegiado, en nuestro informe hemos hecho un análisis muy crítico de la acción del Estado en los distintos niveles en la cuenca durante estos años. Además, hemos hecho un petitorio sobre distintas cuestiones sobre el tema de la vivienda y de la descontaminación ambiental. Pero, sobre todo, referido a que los barrios no están representados en la causa, y es necesario que la Corte asuma y acepte que los barrios, el Ministerio Público Fiscal y el Ministerio Público de Defensa sean incluidos para llevar la voz de la gente”.

Etiquetas

Relacionadas

Villa 21-24
1 junio, 2020

Ramona, otra vez

25 noviembre, 2019

10 años soñando con la 6