29 junio, 2020
, San Rafael

Cumplimos 4 años poderosos en San Rafael

El mes de junio es un mes súper especial para nosotros en el barrio Constitución de San Rafael, Mendoza, porque es nuestro mes de festejo, en el cual miramos para atrás y ensanchamos el pecho de orgullo. En junio es nuestro cumpleaños colectivo; este 2020 cumplimos cuatro años de lucha, de gritos, de llanto y de abrazos, de ver cuánto crecieron nuestros espacios y talleres, fruto de tantas compañeras que han puesto su corazón, sus manos amasadoras y su buen gusto para sazonar los mansos pasteles menducos que tanto disfrutamos todas y todos juntos.

Cuando empezamos a rodar nuestro camino, sólo contábamos con dos talleres: panadería y peluquería. Hoy sostenemos el espacio de apoyo escolar, un Frente de Géneros con una ronda bien grande, el espacio de arte, cerámica, teatro, el ciclo de cine poderoso para la niñez y hasta fútbol mixto y popular. También sembramos la semilla del cooperativismo, y ahora 3 cooperativas autogestionadas cosechan su trabajo y lo venden por todo el país: la cooperativa de viandas “La Juana”, la cooperativa textil “Manos a la obra”, y por último pero no menos importante, nuestro mayor orgullo: la cooperativa de construcción ecológica con el sistema Módulo Plástico Auto Portante, que recicla botellas plásticas para construir.

Todas nuestras actividades se vieron afectadas por la pandemia y el aislamiento social obligatorio, y la mayoría están pausadas momentáneamente, claro. Sin embargo las que no duermen son nuestras compañeras del espacio de cocina, que se pusieron la camiseta ante esta nueva forma de existir, y están laburando más que nunca, cumpliendo con todas las medidas de seguridad, higiene y cuidado necesarias, para no dejar una panza vacía.

Lo cierto es que nunca soñamos con un merendero o un comedor, sabemos que no es la utopía, pero ahí está, resistiendo como puede ante el aumento de la demanda, llenando platos.

Hoy nos decimos feliz cumpleaños más empoderadas. Hoy sabemos más de amor propio, colectivo y de empatía. Hoy conocemos nuestros Derechos Humanos y tenemos más herramientas para defendernos de las violencias del machismo, de la represión de las Fuerzas de Seguridad y de los abusadores de cualquier tipo de Poder. Hoy conocemos la importancia de la construcción política, no necesariamente arraigada a una lógica partidaria.

«Nuestra asamblea es mágica, es refugio de muchas y muchos. Nuestra casa, llena de contenido como está, es alquilada, con todo el esfuerzo que eso implica. Es contención para la niñez, como así también para la adultez. Es la que nos garantiza risas incluso en los momentos tristes”, así la describe Marta, vecina del barrio. Y a pesar de que no podemos fundirnos en un abrazo, sabe que vamos a encontrarnos igual: “Este año, no podemos celebrar con una fiesta en la calle, pero sí podemos festejar recordándonos a nosotras mismas lo importante que es lo que hacemos día a día, para nuestras familias y para el barrio entero».

En la pared de entrada a nuestra casita está pintado Fabio Basualdo, el hijo de nuestra compañera Nely, asesinado por el policía Nelson “Urraca” González de un tiro en la nuca. La memoria de Fabio y la incansable lucha por justicia de Nely nos guían día a día.